En un sistema multipartidista —y el español sigue siéndolo aunque el 26J haya acentuado los residuos bipartidistas—, el voto de los electores otorga a los partidos un diverso y variable poder de coalición. Ese poder otorgado determina cuantitativa y cualitativamente el peso político y el estatus de cada uno: les indica sus posibilidades y les…