A menos de una semana para la primera votación de investidura a la que se va a someter Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados, el sondeo llevado a cabo por Metroscopia para EL PAÍS arroja el siguiente estado de opinión:

¿Qué tendrían que hacer los diputados del PP y/o los de Podemos si finalmente el PSOE y Ciudadanos alcanzaran un acuerdo de cara a la investidura de Pedro Sánchez?

  • Un 50% del conjunto de la población cree que el PP debería abstenerse o incluso votar a favor de la investidura. Y lo más relevante: así lo piensa también la mitad del electorado popular (50%). De hecho, solo entre los votantes de Podemos son algunos más quienes rechazan esta opción (49% frente a 43% que la apoya).
  • En cuanto al comportamiento que debería tener Podemos, un 52% de los españoles cree que este partido debería facilitar la investidura de Sánchez con su abstención o, incluso, con su voto a favor. Una opinión compartida por la mayoría de votantes de Podemos (56%), del PSOE (67%), y de Ciudadanos (51%). Solo los votantes del PP se muestran mayoritariamente en contra: solo el 34% lo vería bien y el 54% se muestra contrario a que Podemos facilite con su voto o abstención la investidura del líder socialista.

Abstenerse PodemosAbstenerse PP

¿Cuál es el conocimiento de los líderes políticos y aprobación o desaprobación de su actuación?

El papel de mediadores entre diferentes partidos políticos que durante los últimos días parecen haber llevado a cabo Albert Rivera y Alberto Garzón es premiado por la ciudadanía: son los dos únicos líderes que, hoy por hoy, obtienen un saldo evaluativo positivo. El líder de Ciudadanos logra un saldo de +37 puntos (superior en nueve puntos al que arrojaba el último sondeo del 2 de febrero) y el representante de Unidad Popular uno de +17. Pedro Sánchez pasa de un saldo positivo de +8 puntos a uno negativo de -4 pero mantiene un saldo evaluativo positivo entre sus votantes (+56). Parece que su intento inicial de negociación a dos bandas no terminaba de convencer a los votantes de Ciudadanos y era claramente rechazado por los del PP. Pero lograba el respaldo ampliamente mayoritario de los votantes socialistas. En los próximos días se conocerá cómo han variado —si lo han hecho— las opiniones de los diferentes electorados una vez cerrado el pacto entre PSOE y Ciudadanos. Por su parte, Pablo Iglesias mantiene entre el conjunto de los españoles un saldo evaluativo negativo (-25 puntos), aunque entre sus votantes es positivo (+74).

El peor evaluado vuelve a ser el presidente del Gobierno en funciones Mariano Rajoy: obtiene entre el conjunto de los españoles un saldo de -48 puntos (nueve más que a principio de mes). Y aunque entre sus votantes logra un saldo positivo (+48) es el líder que recibe la evaluación más baja entre su propio electorado. De hecho, entre los votantes populares está claramente mejor evaluado Albert Rivera (+63) que el propio Rajoy.

Valoracion líderes

Corrupción y renovación en el PP

Sin duda, el presidente del PP está acusando los últimos casos de corrupción política vinculados a su partido y a alguno de sus dirigentes más emblemáticos que están saliendo a la luz pública en los últimos días. En este sentido, un 90% de los españoles y un 70% de los votantes del PP piensan que lo que está pasando en el PP son casos graves de corrupción que requieren una renovación a fondo del partido en su conjunto. Solo un 8% de los ciudadanos (y un 28% de los votantes del PP) cree que son casos graves pero aislados y que no afectan al partido en su conjunto. Con este estado de opinión en torno al PP no resulta extraño que ocho de cada diez españoles (79%) y un 40% de los votantes del PP piensen que el tiempo de Rajoy ya ha pasado.

sITUACIÓN pp

Valoración de la situación política versus situación económica

Por otro lado, y por primera vez en décadas, son más los ciudadanos que evalúan negativamente la situación política que la económica. Un 77% de los españoles considera mala o muy mala la situación actual de la economía española frente a un 93% que evalúa en los mismos términos el estado actual de la política nacional.

El resultado de las elecciones generales del pasado 20 de diciembre, en las que ningún partido obtuvo la mayoría suficiente para poder gobernar, no es la causa de este abrumador malestar ciudadano con la actual situación política. El motivo principal es, de hecho, la incapacidad demostrada hasta ahora por todos los partidos políticos para ponerse de acuerdo en un nuevo escenario —elegido así por los ciudadanos— en el que los pactos son necesarios. La amplia mayoría de los españoles (65%) piensa que si se tuvieran que convocar nuevas elecciones porque nadie logra formar gobierno en el plazo de los dos meses estipulado por ley tras la primera votación de investidura, sería por la falta de esfuerzo e interés de los principales líderes para hacerse concesiones mutuas y llegar a acuerdos. Un 33% cree, por el contrario, que la razón estribaría en la situación de mayor diversidad política surgida tras las elecciones y en la que negociar y llegar a acuerdos lleva más tiempo.

Falta de esfuerzo

El pluralismo política ha llegado para quedarse

En todo caso, los españoles no añoran el bipartidismo del pasado inmediato: la amplia mayoría (66%) piensa que aunque implique una mayor dificultad para formar gobiernos, lo mejor es que existan varios partidos de tamaño no muy diferente —como ocurre actualmente— porque eso aumenta el pluralismo en el Parlamento. Solo entre los votantes del PP son mayoría (65%) quienes piensan que es mejor que haya dos grandes partidos porque, aunque se reduce el pluralismo, hace más fácil la formación de gobiernos.

Dos opciones

 

FICHA TÉCNICA: Este sondeo forma parte de la secuencia de estudios que Metroscopia está realizando para EL PAÍS en relación al proceso de investidura del nuevo Presidente del Gobierno. Se han completado 1.200 entrevistas a mayores de 18 años, estratificadas por la intersección hábitat/Comunidad Autónoma y distribuidas de manera proporcional al total de cada región, con cuotas de sexo y edad aplicadas a la unidad última (persona entrevistada). Partiendo de los criterios del muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (que es el habitualmente adoptado) y en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p=q=50), el margen de error de los datos referidos al total de la muestra es de ± 2.9 puntos. La recogida de información y el tratamiento de la misma han sido llevados a cabo íntegramente en Metroscopia. Fecha de realización del trabajo de campo: entre los días 22 y 23 de febrero de 2016.