No hay elecciones convocadas ni se prevén para un futuro más o menos inmediato. Por lo tanto las intenciones de voto que ahora declaran los españoles solo expresan su estado de ánimo en este concreto momento respecto de la vida política sin que pueda concedérseles otro valor: en modo alguno pueden ser tomadas como indicación de opciones electorales ya plenamente cristalizadas. Con todo, a partir de ellas, y a modo de ejercicio interpretativo o de juego de simulación, cabe intentar una estimación de lo que, con estos datos, tendría más probabilidades de ser el resultado de unas súbitas nuevas elecciones. Pero una estimación, conviene recordarlo, es sólo una interpretación (que trata de ser lo más razonable y mejor fundada posible, pero nunca indiscutible) de los datos disponibles.

Con estas cautelas, el mapa de alineamientos ideológicos que los datos permiten estimar en este momento (en un supuesto de participación del 69%) seguiría dominado por el PP, que con un 30.2% de los votos se mantendría como el partido más votado. Este porcentaje es inferior en casi tres puntos al de su voto real en junio de 2016 (33.0%) y también un punto inferior al estimado hace un mes. Quizá el caso de Murcia (que una vez más ha reactivado el protagonismo de la corrupción en la agenda informativa) pueda explicar esta leve pérdida de apoyos.

El PSOE, en la estela de relativa reanimación de su electorado tras el Comité federal de la pasada semana (que empezó a disipar la prolongada incertidumbre de meses pasados al fijar la fecha final para la tan prolongada situación de sede vacante y de interinazgo en la dirección del partido) vendría a quedar prácticamente empatado con Podemos y sus confluencias (20.2% el primero, 20.7% el segundo). Ciudadanos, por su parte, con el 17.4%, seguiría, un mes más, acreciendo sus potenciales apoyos, acortando distancias respecto de Podemos y PSOE.

En todo caso, el PSOE sigue siendo el partido que mantiene una mayor fracción de anteriores votantes desactivados: un tercio. No se han pasado a otro partido, pero por ahora tampoco manifiestan la intención de volver a votar por el partido socialista. La medida en que en adelante el nuevo liderazgo del partido logre reactivar al menos a una parte de estos votantes en situación de excedencia temporal resultará determinante para el resultado final que el mismo pueda lograr.

NOTA IMPORTANTE: El presente Cuadro es resultado de un ejercicio de simulación efectuado por METROSCOPIA. La intención directa de voto obtenida en el sondeo (recogida en la octava columna) ha sido sometida a los procesos de refinamiento y depuración usualmente utilizados para la mejor interpretación de los mismos. Conviene recordar que se trata tan solo de un ejercicio de estimación y que su objetivo no es en modo alguno predecir un resultado electoral, sino tratar de traducir —en términos de votos emitidos— el estado de opinión actualmente existente entre el electorado. La Intención Directa de Voto es la respuesta espontánea dada por cada persona entrevistada al preguntarle por el posible sentido de su voto en unas hipotéticas inminentes elecciones.

 

Ficha técnica.- Los datos de este Clima Social de abril 2017 proceden de una secuencia de sondeos efectuados por Metroscopia : uno en Cataluña (1.200 entrevistas), entre el 10 y 16 de marzo, y dos en el conjunto de España, entre el 30 de marzo y el 3 de abril y entre el 4 y el 6 de abril (el primero, con 2.356 entrevistas a mayores de 18 años a través de llamadas a teléfonos móviles seleccionados de forma aleatoria a partir de un generador automático de números telefónicos, calibrándose posteriormente los datos a partir de una ponderación múltiple por sexo, edad, hábitat y Comunidad Autónoma, con lo que los datos obtenidos equivalen a los de una muestra efectiva de 1.566 entrevistas; y el segundo con 1.600 entrevistas mediante entrevistas a teléfonos fijos). El margen de error para datos globales es de +/- 2.9 puntos en el caso del sondeo de Cataluña, de +/-2.5 puntos en el primer sondeo referido al conjunto de España, y de +/- 2.5 puntos en el segundo. En los tres casos, la recogida de información y su tratamiento han sido llevados a cabo íntegramente por el personal especializado de Metroscopia.