Uno de cada dos catalanes (52 %) residentes en la provincia de Barcelona aprueba la gestión política desarrollada hasta este momento por la alcaldesa de la capital, Ada Colau, frente a un 42 % que la desaprueba. Colau logra, así, el mejor saldo evaluativo de una serie de políticos del ámbito nacional, autonómico y local por el que se ha preguntado a los barceloneses en el sondeo: +10 puntos (solo igualado por el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón). La alcaldesa logra un saldo más elevado entre los residentes en la propia ciudad de Barcelona (+18) que entre los ciudadanos del resto de la provincia (+7). Y su labor es aprobada por la mayoría de quienes en las elecciones generales del pasado mes de diciembre votaron a En Comú Podem (obtiene un saldo de +61 puntos), a ERC (+46) y al PSOE (+13). Colau obtiene un saldo negativo —además de entre los votantes del PP (-85), de Ciudadanos (-65) y de Democràcia i Llibertat (-6)— entre los mayores de 65 años (uno mínimo de -1) y entre los trabajadores domésticos no remunerados (-15).

Colau

La gestión política llevada a cabo por Carles Puigdemont en estos casi tres meses que lleva ocupando la presidencia de la Generalitat —fue investido como tal el pasado 10 de enero— divide la opinión de los catalanes residentes en la provincia de Barcelona: un 46 % la aprueba frente a un 45 % que la desaprueba. El president logra un abrumador apoyo a su gestión entre quienes votaron a Junts pel Sí en las pasadas elecciones autonómicas (Puigdemont ocupaba el tercer lugar por Girona en la lista de esta coalición): un 86 % aprueba su gestión frente a un 9 % que la desaprueba (un saldo evaluativo de +77 puntos). Pero recibe un severo castigo entre los votantes del PP (entre quienes obtiene un saldo de – 94 puntos), Ciudadanos (-78), PSOE (-44) y Catalunya sí que es Pot (-37). Puigdemont logra una mejor evaluación entre quienes residen en el municipio de Barcelona (+7) que entre el resto de barceloneses (-1).

Por su parte, la lideresa del principal partido de la oposición, Inés Arrimadas, de Ciudadanos, obtiene un claro peor balance de conjunto que el actual president: un 30 % aprueba su gestión frente a un 62 % que la desaprueba (un saldo de -32 puntos). Con todo, el porcentaje que aprueba a Arrimadas duplica al voto que obtuvo Ciudadanos en esta provincia en las pasadas elecciones autonómicas: 14.6 % sobre el total del censo. Los apoyos de Arrimadas provienen, sobre todo, de sus votantes (entre quienes obtiene un saldo de +50 puntos) pero también de quienes votaron al PP (+29). La lideresa de Ciudadanos obtiene saldos negativos en todos los grupos de edad y en todas las categorías sociolaborales, a excepción de quienes se dedican al trabajo doméstico no remunerado (+28).

puig_arri

De los cinco principales líderes nacionales solo Alberto Garzón logra un saldo evaluativo positivo: +10 puntos. El peor evaluado es el presidente en funciones, Mariano Rajoy, con un saldo de -72. Pedro Sánchez y Albert Rivera obtienen un similar saldo negativo: -23 y -21, respectivamente. Y el líder de Podemos, Pablo Iglesias se queda con -9. Entre sus respectivos electorados todos obtienen un saldo evaluativo positivo: Rivera, +65 puntos; Sánchez, +60; Iglesias, +54; Garzón (entre los votantes de En Comú Podem), +54; y Rajoy, +51.

Ficha técnica.- Sondeo efectuado mediante entrevistas telefónicas a una muestra de residentes en la provincia de Barcelona mayores de 18 años y con derecho a voto en elecciones generales. Se han completado 800 entrevistas, distribuidas de manera proporcional al total de la provincia, con cuotas de sexo, edad y hábitat aplicadas a la unidad última (persona entrevistada). Partiendo de los criterios del muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (que es el habitualmente adoptado) y en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p=q=50), el margen de error de los datos referidos al total de la muestra es de ± 3.5 puntos. La recogida de información y el tratamiento de la misma han sido llevados a cabo íntegramente en Metroscopia. Fecha de realización del trabajo de campo: 17 de marzo de 2016.