Adicciones de hombres y adicciones de mujeres. Esa es una de las impresiones que los ciudadanos tienen respecto a cuál es el género al que más afectan determinadas sustancias cuando su uso y abuso provoca una dependencia. Los datos son el resultado de un sondeo que Metroscopia ha realizado para la Unión de Asociaciones y Entidades de Atención al Drogodependiente (UNAD).

El 45% de los españoles piensa que la adicción al alcohol se da más entre los hombres que entre las mujeres siendo precisamente los más jóvenes (entre 18 y 34 años) los que tienen mayormente esta creencia (61%) aunque entre los mayores de 55 años, con más recorrido vital, la percepción es que esta adicción afecta por igual a ambos sexos. Especialmente interesante es que la percepción social no contrasta de manera exagerada con los datos de consumo (que no de adicción) que refleja la ‘Encuesta estatal sobre alcohol y drogas en población general en España (2011-2012)’ donde se indica que el 83,2 % de los hombres son consumidores de alcohol frente al 69,9% de mujeres que lo son.

Tampoco contrasta la percepción ciudadana (opinión al fin y al cabo que no conocimiento de la materia en cuestión) con los datos relativos al consumo de hiposedantes, más conocidos como tranquilizantes. Según la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional de Drogas el 7,6 % de los consumidores de esta sustancia son hombres, mientras que en el caso de las mujeres este es el doble, el 15,3 %. La impresión que tienen los ciudadanos respecto a la adicción a los tranquilizantes es que afecta más a las mujeres que a los hombres, así lo cree el 63 %, opinión que no varía ni por sexo ni edad y es mayoritaria en ambos casos. Sin embargo, llama la atención que el 20 % de los ciudadanos no se posicione –especialmente, los hombres (27 %) — mostrando un desconocimiento y/o desinterés respecto a si esta sustancia tiene un impacto mayor entre las mujeres. Algo que viene a confirmar la impresión de los profesionales que trabajan en el ámbito de las adicciones pero que no puede ser contrastada al no existir estudios específicos al respecto.

El tabaco en cambio, a ojos de los ciudadanos, no parece ser una adicción ni de hombres ni de mujeres. El 43 % opina que la adicción al tabaco afecta a los dos géneros por igual, si bien esta creencia no se distancia mucho de la que el 37 % de la población tiene cuando piensa que afecta más a las mujeres. Los datos de consumo de la encuesta de la Delegación del Plan Nacional de Drogas, en cambio, revelan que entre los hombres hay más consumidores de tabaco (44,2 %) que entre las mujeres (36 %), una diferencia apenas significativa.

Lo cierto es que se echa en falta un estudio a fondo de cómo son las adicciones entre las mujeres y poder confirmar así cuáles son las motivaciones que pueden a una mujer llevar a la dependencia de determinadas sustancias, especialmente los hiposedantes. Corremos el riesgo de ver tan solo la punta del iceberg y que mientras ellas –las mujeres– ‘estén tranquilas’ no haya interés social en saber cuáles son las preocupaciones y problemas de las mujeres que se refugian en los tranquilizantes.

Metroscopia - Cuadro alcohol

Metroscopia - Cuadro tranquilizantes

Metroscopia - Cuadro tabaco

Ficha ténica: Sondeo realizado por METROSCOPIA a una muestra de 600 personas mayores de 18 años, estadísticamente representativa del conjunto de la población nacional. Margen de error para datos referidos al conjunto de la muestra: + 4.1 puntos. Recogida de datos: entre los días 26 y 27 de mayo de 2014.

El País