Ciudadanos y la CUP salieron ganadores el 27S en Cataluña. No solo fueron vencedores mediáticos sino también si se tiene en cuenta su balance electoral respecto a hace tres años. Hoy por hoy, Ciudadanos se sitúa en segunda posición y como referencia de la oposición no soberanista; y la CUP ha duplicado votos y triplicado escaños.

Si bien Junts pel Sí fue la candidatura más votada en las pasadas elecciones, pese al notable aumento de la participación, solo C’s y la CUP lograron incrementar considerablemente el número de votos obtenidos desde 2012: 460 mil y 210 mil respectivamente.

Números en mano, el PP es el claro perdedor de las elecciones catalanas. No solo porque desciende 123 mil votos en el conjunto de Cataluña, sino porque el tsunami Ciudadanos le ha sustituido como referente del centro-derecha no soberanista. Incluso en el ámbito más urbano, el de las grandes ciudades de Cataluña, Ciudadanos ha duplicado a los Populares —a excepción de Badalona, donde el tirón del exalcalde Albiol permitió al PP ganar 9 mil votos—.

La CUP ha aportado casi 1 de cada 5 votos al soberanismo. Las candidaturas que conforman Junts pel Sí apenas han variado su resultado electoral respecto a 2012, por lo que la deriva soberanista cojea más por la derecha que por la izquierda. Dicho de otra forma, los pilares del independentismo se han desplazado a la izquierda. Esto coloca a este partido en una posición clave que tiene consecuencias no solo políticas sino también simbólicas.

El PSC apenas pierde un millar de votos y se queda prácticamente como estaba en lo que a total de votos se refiere. En cambio, son cuatro representantes menos los que tendrá en el nuevo Parlament y su porcentaje de voto es casi dos puntos menos que en 2012 —ahondando en una tendencia electoral decreciente desde 2003, cuando obtuvo el 31 % de los votos.

Cataluña Sí Que es Pot mejora en 7 mil votos el resultado de ICV-EUiA en las anteriores elecciones, por lo que no solo se altera sustancialmente su posición en el tablero político catalán sino que queda lejos de ser la referencia de la izquierda no soberanista en Cataluña, en manos del PSC una legislatura más.