Los españoles tienden a mostrarse muy críticos con la política económica actual del Gobierno alemán. Consideran que está planteada para beneficiar más a su país que al conjunto de la Unión Europea. Esto se ha traducido en una apreciable pérdida de imagen de la canciller Angela Merkel, que anteriormente era la líder extranjera mejor valorada en España, tan solo superada por el presidente Obama.

Pero ni la crisis económica, ni el modo en que el actual gobierno alemán hace frente a la misma, parecen estar dañando en cambio de forma comparable la imagen que los españoles tienen de Alemania como país: para un 65% sigue siendo tan o más positiva que antes de la crisis (entre los menores de 35 años este porcentaje sube incluso al 75%). Así pues, y al menos  por el momento, la pérdida de imagen de la Canciller Merkel no está destiñendo de modo proporcional sobre la imagen de conjunto de su país.

Mucho más extendida, por contra, entre los españoles es la sensación (que expresa un 77%) de que, con la actual crisis, la imagen y el prestigio de España deben de haberse deteriorado en Alemania. Esta sensación de ser ahora peor vistos en la sociedad alemana (algo más extendida entre los más jóvenes —86 %— y entre los votantes del PSOE —82 %—) es, en realidad infundada: datos de un sondeo paralelo al de Metroscopia llevado asimismo en Alemania en estos días por la Fundación Bertelsmann revelan que para un 61% de los alemanes la crisis de la economía española no ha afectado para nada la básica buena imagen que tienen de nuestro país. Merece la pena resaltar la coincidencia: una muy cercana proporción de españoles y alemanes (65% y 61%, respectivamente) declaran tener una imagen recíproca positiva.

Aunque uno de cada dos españoles considera que, en este momento, las relaciones entre ambos países son más tensas de lo que solían, esto en nada influye sobre el juicio favorable que les merecen las oportunidades laborales y de desarrollo profesional que Alemania ofrece actualmente. Dos de cada tres españoles (66 %) piensan que existen en Alemania buenas oportunidades para profesionales españoles ya formados que quieran trabajar allí y un 55% cree que también existen oportunidades de formación y desarrollo para estudiantes. Paralelamente, en Alemanía, un 60% ve con buenos ojos que profesionales o jóvenes españoles busquen allí  acomodo. Medio siglo después, Alemania vuelve así a aparecer en el horizonte vital de muchos españoles como potencial (y atractiva) tierra de acogida, si bien ahora  de personas con un nivel ya sustancial de formación o de experiencia… y bienvenidas.

En Twitter @JJToharia

El País