Metroscopia CATI

Uly Martín

A las 10:55 saltó la noticia: Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, destituye a Tomás Gómez y crea una comisión gestora en la Federación Socialista de Madrid. Inmediatamente el equipo de analistas de Metroscopia se puso en acción. ¿Cómo iba a influir en los votantes madrileños esta decisión? ¿Cambiaría de manera sustancial la tendencia de voto reflejada en una encuesta muy reciente realizada sobre 1000 entrevistas los días 22 y 23 de enero?

Una vez elaborado el cuestionario, centrado casi exclusivamente en la intención voto, con la finalidad de poder hacer el sondeo con suficiente rapidez (lo que significa que las personas que se refugian en la abstención y en la indecisión serán menos de las esperables en una encuesta de temática más amplia), se pone en marcha el trabajo de los entrevistadores de Metroscopia.

Durante siete horas y media (desde las 13 hasta las 20.30 horas) 38 entrevistadores telefónicos realizan 20.365 llamadas para lograr completar las 800 entrevistas que con una duración media de 3:07 minutos conformarán el sondeo.

Las entrevistas son, lógicamente, referidas a la Comunidad de Madrid, entre personas mayores de 18 años. Y los datos técnicos, que no todo el mundo tiene la obligación de entender, pero son fundamentales, responden, a pesar de la rapidez de elaboración, a los estándares habituales que dan credibilidad científica a una encuesta: Muestra estratificada por hábitat y distribuida de manera proporcional al total de la región, con cuotas de sexo y edad aplicadas a la unidad última (persona entrevistada). Partiendo de los criterios del muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (que es el habitualmente adoptado) y en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p=q=50), el margen de error de los datos referidos al total de la muestra es de ± 3.5 puntos.

El País