A partir del último Barómetro de Clima Social de diciembre actualizamos y damos seguimiento a la distribución de los potenciales votantes de cada partido a 20 días de las elecciones generales.

Sus fortalezas y sus debilidades, en características como la edad y el género, quedan al descubierto:

El PP es ahora un partido más feminizado y envejecido que nunca: las mujeres son, hoy por hoy, el principal sustento de los populares, ya que superan a los hombres en todos los tramos de edad a excepción del grupo de jóvenes, en el que empatan. Las fugas de electores hacia Ciudadanos serían, según estos datos, en su mayoría hombres con edades entre los 35 y los 64 años. La principal fortaleza del PP sigue siendo las personas mayores, pero con la novedad de que son 8 puntos porcentuales más las mujeres (34%) que los hombres (26%). En cambio, la gran debilidad (y agravándose) es la atracción de votantes jóvenes y de edades medias.

Ciudadanos, cada vez más joven y masculinizado: Uno de cada cuatro hombres españoles de 18 a 34 (23%) y de 35 a 54 (25%) votaría a la formación naranja el próximo 20D. Su mejor dato de la serie histórica en personas jóvenes, de edades medias y entre los hombres. Su principal carencia es el grupo de 65 años o más, aunque la presencia de hombres y mujeres está equilibrada (10%).

El PSOE presenta el electorado más equilibrado por género y edad: el potencial electorado socialista es el más transversal, pues no registra menos del 10% ni más del 18% en ninguno de los grupos de edad y género (a diferencia por ejemplo de Podemos, que muestra una dispersión del 4% al 21%). Continúa siendo un partido de apoyo mayoritariamente femenino a excepción de personas de 65 o más años, entre quienes son más los hombres (18%) que las mujeres (13%).

Podemos se consolida como el partido de las personas jóvenes, fundamentalmente los hombres: el 21 % de hombres jóvenes en España en este momento votaría a Podemos en unas generales (5 puntos porcentuales más que las mujeres). También destaca su electorado masculino en edades medias (13%) y entre 55 y 64 años (15%). Su gran debilidad es la atracción de mujeres de más de 34 años y, sobre todo en el grupo de 65 o más años, en el cual las electoras no superan el 4% y los electores el 8%.  

Nota metodológica: Los porcentajes que aparecen en el gráfico deben leerse de forma vertical, es decir, dentro de cada grupo de edad y de cada género. Por ejemplo: de cara a las próximas elecciones generales del 20 de diciembre, el 23% del total de hombres jóvenes de 18 a 34 años en España votaría a Ciudadanos, el 21% a Podemos, el 10% al PSOE y el 7 % al PP. El porcentaje restante hasta 100 corresponde a hombres jóvenes que votarían a otros partidos, en blanco, no lo tienen decidido o se abstendrían (estos porcentajes se omiten en el gráfico).