A menos de tres semanas de las elecciones del 26J el resultado electoral más probable, hoy por hoy, en Baleares según la estimación de Metroscopia arroja un cambio en el reparto de escaños con respecto al pasado 20D.

La coalición Unidos Podemos Més pasaría, ahora, a ser la fuerza más votada en esta circunscripción con el 33% de los votos válidos lo que le otorgaría 3 diputados. En realidad, si en las elecciones de hace cinco meses las tres formaciones políticas que conforman esta nueva coalición hubieran ido juntas —y suponiendo que su resultado conjunto hubiera sido la suma aritmética de los porcentajes logrados por cada uno— ya habrían sido la primera fuerza política en Baleares. Pero al no hacerlo, solamente Podemos (con el 23.1%) consiguió representación política en las islas (dos diputados), ni Més ni UP lograron traducir en escaños sus respectivos porcentajes de voto (7% y 2.4%). Ahora el aporte de votos de estas dos formaciones hace más eficiente a la nueva coalición. Los potenciales votantes de Unidos Podemos Més —esto es, quienes manifiestan ahora su intención de votar por esta coalición— son, en estos momentos, los más fieles (un 74% repetirá su voto de hace cinco meses) y quienes más movilizados están (un 73% dice que con total seguridad acudirá a votar).

El PP cedería, así, su condición de partido más votado en Baleares, perdiendo ahora casi dos puntos con respecto al resultado logrado hace cinco meses (de un 29.1% pasaría a un 27.4%); además, podría llegar a perder uno de los tres escaños logrados el 20D que el PSOE le disputaría por una diferencia muy reducida de votos. En estos momentos, ese disputado escaño estaría más cerca del PP: este cuenta con una fidelidad de voto algo superior a la de los socialistas (72% frente a 64%, la más baja de los cuatro principales partidos) y ambos potenciales electorados están movilizados en la misma medida: un 63% en los dos casos (10 puntos menos que los de Unidos Podemos Més) dice que con total seguridad acudirá a las urnas. Pero queda por desarrollarse, todavía, la campaña electoral. Cualquier variación favorable al PSOE en alguno de estos dos indicadores haría caer del lado socialista ese escaño que ahora se disputan. En ese caso, el PSOE lograría conservar sus dos diputados actuales. De no ser así, con el 17.8% de los votos ahora estimado (medio punto menos que su resultado de hace cinco meses) perdería uno.

Ciudadanos aumentaría su porcentaje de voto en casi dos puntos (de un 14.8% pasaría ahora a un 16.6%) como consecuencia, en gran parte, del apoyo de anteriores votantes del PP y del PSOE: un 12% de quienes votaron la lista de los populares y un 8% de quienes optaron por la socialista el 20D tienen ahora intención de apoyar al partido naranja. En todo caso, y como ocurre en el conjunto de España, el potencial electorado de Ciudadanos es el que presenta signos de ser el menos consolidado: aunque dos de cada tres baleares (66%) que le votaron el pasado 20D afirman ahora que repetirían su voto, solo un 57% de sus potenciales votantes dice que acudirá con toda seguridad a votar (seis puntos menos que los del PP y PSOE y 16 menos que los de UPM). En todo caso, Ciudadanos tiene prácticamente asegurada su representación política y solo una verdadera hecatombe electoral —esto es, la pérdida de casi la mitad de sus votos actuales— podría dejarle fuera del Congreso de los Diputados por esta circunscripción.

Si el próximo 26J se produjera finalmente el resultado hoy por hoy más probable, Baleares reflejaría de manera paradigmática la polarización electoral que, según el último sondeo de Metroscopia, se está produciendo en el conjunto de España: Unidos Podemos Més y PP se repartirían el 60% de los votos válidos y seis de los ocho escaños en juego frente al 34% de los votos y dos escaños que en conjunto conseguirían PSOE y Ciudadanos.

La participación electoral estimada es dos puntos inferior a la que hubo el pasado diciembre (fue del 65.2% y ahora sería del entorno del 63%).

Como ocurre en el conjunto de España, los cuatro principales candidatos a la presidencia del Gobierno obtienen saldos evaluativos negativos —son más los ciudadanos que desaprueban su labor política que quienes la aprueban—. Mariano Rajoy y Pedro Sánchez son los peor evaluados —y los baleares son más críticos con ellos que el conjunto de los españoles— ambos con un saldo de -47 puntos. Pablo Iglesias mantiene el mismo grado de desaprobación que en el conjunto nacional (-41 puntos), mientras que Rivera duplica su saldo negativo en las islas con respecto al conjunto de España (-15 puntos). Con todo, el líder de Ciudadanos vuelve a ser el único de los cuatro candidatos que logra un saldo evaluativo positivo entre otros potenciales electorados ajenos al suyo: +71 puntos entre los propios, pero también +14 entre los del PP y +11 entre los del PSOE. Rajoy, por su parte, es quien logra el mejor saldo entre su propio electorado (+83) y Sánchez quien obtiene el más bajo entre el suyo (+51, siendo superado por Iglesias que obtiene +61 puntos entre los de UPM, al contrario de lo que ocurre en el conjunto nacional).

2Baleares

El PSOE es, también en Baleares, el partido más feminizado: la amplia mayoría (58%) de sus potenciales votantes son mujeres (en el resto de partidos son mayoría los hombres). Pero a diferencia del conjunto nacional, los potenciales electores baleares del PSOE tienen la edad media más baja de los cuatro principales partidos: 43 años frente a los 44 de Unidos Podemos Més, los 48 de Ciudadanos y los 52 del PP.

3Baleares

Ficha TécnicaSondeo llevado a cabo por Metroscopia los días 3 y 6 de junio de 2016 en las Islas Baleares sobre una muestra estadísticamente representativa de 600 personas con derecho a voto en elecciones generales. El margen teórico de error es de ±4.1 puntos.