Si en este momento se celebrasen elecciones, los datos del sondeo indican que podría producirse una abstención cercana al 37%, que sería la más elevada de todas las elecciones generales celebradas en la actual democracia. El grado de desmovilización —y apatía— que ahora presenta el electorado es, en efecto, muy intenso, si bien desigualmente repartido. Mientras que el 71% de los votantes de Unidos Podemos y el 60% de los del PP indican que, con total seguridad, acudirían a votar en estas hipotéticas terceras elecciones, solo da esa misma respuesta el 46% de los votantes del PSOE y el 45% de los de Ciudadanos. Por supuesto, una vez convocadas realmente las elecciones y una vez reactivadas las campañas electorales, estos niveles de movilización (o de apatía) pueden variar. Pero parece obvio que romper la frialdad  actual de los votantes puede resultar mucho más arduo (e improbable) en unos casos que en otros.

Además de contar con electorados desigualmente movilizados, los cuatro principales partidos presentan niveles muy dispares de fidelidad de voto entre quienes expresan una identificación o afinidad con cada uno de ellos. Entre quienes en junio votaron al PP, un 81% indica que, de votar en unas nuevas elecciones, volvería a hacerlo por esta formación. En cambio, en el caso del PSOE este porcentaje queda en un 69%. Es decir, el electorado del PP ya plenamente movilizado es mayor que el del PSOE. De no variar significativamente las cosas de aquí a diciembre, el PP acudiría a las hipotéticas nuevas elecciones en condiciones de partida mucho mejores. En el caso de Unidos Podemos, este último periodo desde el 26J hasta hoy no parece haber desmovilizado a su electorado, pues la fidelidad de voto es similar a la del PP (79%). Por su parte, Ciudadanos sería el que más votantes habría perdido, por ahora, desde las últimas elecciones: conservaría al 67% de quienes le dieron el voto en junio.

Así las cosas, a partir de los datos del sondeo, cabe considerar como la hipótesis de participación más probable si las elecciones fueran hoy: 63%. Este sería el dato de participación más bajo de la historia de la democracia reciente en España (siete puntos inferior a la del 26J), aunque bien es cierto también que el grado de elasticidad es muy alto, susceptible de variar según se vayan produciendo los acontecimientos.

Resultado estimado si se celebrasen mañana las elecciones generales . Las posiciones en el tablero político se mantendrían (PP, PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos), pero los pesos de cada fuerza política podrían variar significativamente:

    • El resultado más probable hoy por hoy sería una victoria del PP, que obtendría el 34.8% de los votos válidos (1.8 puntos porcentuales más que en junio). El electorado popular, aunque algo desgastado por la actual situación de bloqueo, sigue mostrando un alto grado de fidelidad y de movilización.
    • El PSOE obtendría el 21.3% de los votos (1.4 puntos porcentuales menos que en las pasadas elecciones), prácticamente empatado con Unidos Podemos que, con el 21.1%, repetiría su resultado del 26J. La fidelidad de voto del partido de Pedro Sánchez se queda en el 69%: un 15% de sus anteriores votantes se refugian, hoy por hoy, en una momentánea indecisión o en una potencial abstención. Por su parte, la fidelidad del partido de Pablo Iglesias es muy similar a la del PP (79%) y esto le permitiría repetir su último resultado, a pesar de la caída de participación.
    • Con el 12% de los votos válidos, Ciudadanos mantendría la cuarta posición con un punto porcentual menos que el 26J. Continúa siendo el partido con la fidelidad de voto más reducida (67%) y el más desmovilizado: solo un 45% asegura que volvería a acudir a votar si se tuvieran que repetir las elecciones en diciembre.

Evaluación de los principales líderes políticos. Rivera vuelve a ser, y con diferencia, el líder mejor evaluado por los españoles.

    • Por un lado, el dirigente de Ciudadanos es mejor evaluado por su actuación a lo largo de este segundo y fallido proceso de investidura: consigue una puntuación media en una escala de 0-10 (0, muy mala actuación y 10, muy buena) de 5.3  entre el conjunto de la ciudadanía (frente al 3.9 de Rajoy y Sánchez y el 3.7 de Iglesias). Además es puntuado con un 6.3 por los votantes del PP (tan solo un punto menos del 7.3 que estos otorgan a su líder, Mariano Rajoy), y con un 5.1 por los del PSOE (nota inferior en solo ocho décimas a los que estos otorgan a Pedro Sánchez).
    • Por otro lado, en la evaluación de conjunto de su actividad política, Rivera vuelve a ser el único que obtiene entre la ciudadanía un saldo evaluativo (es decir, una diferencia entre los porcentajes que le aprueban y desaprueban) positivo: +15 puntos. Queda así muy por encima de la evaluación ciudadana de Iglesias (—36), de Rajoy (—41 puntos) o de Sánchez (—42). El líder del PSOE es, por otra parte, el menos positivamente evaluado por sus propios votantes, con un saldo de +30, frente al +63 de Rajoy, el +39 de Iglesias y el +86 de Rivera, entre sus respectivos votantes. Y es de señalar también que Rivera obtiene un +57 (solo seis puntos inferior al de Rajoy) entre los votantes del PP y un +14 entre los del PSOE.
FICHA TÉCNICA: El sondeo se ha efectuado mediante entrevistas telefónicas a una muestra nacional de personas residentes en España, mayores de 18 años y con derecho a votar en elecciones generales. Se han completado 1.822 entrevistas a través de llamadas a teléfonos móviles seleccionados de forma aleatoria a partir de un generador automático de números telefónicos. Posteriormente se han calibrado los datos a partir de una ponderación múltiple por las variables sexo, edad, hábitat y región (Comunidad Autónoma). La eficiencia de la ponderación es del 71%, de modo que la muestra efectiva es de 1.294 entrevistas. El error de muestreo, para un nivel de confianza del 95.5% (que es el habitualmente adoptado) y asumiendo los principios del muestreo aleatorio simple, en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p=q=50%), es de ± 2.3 puntos (tras la ponderación es de ±2.8 puntos). La recogida de información y el tratamiento de la misma han sido llevados a cabo íntegramente en Metroscopia. Fecha de realización del trabajo de campo: entre los días 6 y 8 de septiembre de 2016.