Los españoles consideran que no hubo un claro ganador entre Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rualcaba en el debate del estado de la nación de este año. Para los ciudadanos se produjo un práctico empate con una mínima ventaja —que entra dentro del margen de error de la encuesta— del líder socialista: para un 27 % el ganador del debate fue Alfredo Pérez Rubalcaba frente a un 25 % que considera que ganó Mariano Rajoy.

Un empate que puede tener sabor a victoria para el líder de los socialistas por varias razones:

•    Rubalcaba no ha permitido que Rajoy capitalice las posibles mejoras que hayan podido producirse en la situación económica española. El año pasado, el Presidente del Gobierno ganó el debate del estado de la nación por 27 puntos de diferencia frente a Rubalcaba (35 % frente a 8% según el CIS) en un momento en el que todas las noticias sobre la situación económica de España eran negativas (incluso alarmantes). Rubalcaba ha sido capaz de empatar este año que Rajoy podía ofrecer un claro mejor balance económico.

•    El líder del PSOE ha logrado, además, volver a convencer a la amplia mayoría de sus votantes: un 52 % cree que se impuso a Rajoy. En el debate del año pasado tan solo un 16 % de los votantes socialistas dio como ganador a Rubalcaba (el mismo porcentaje que daba ganador a Rajoy). Para uno de cada dos votantes del PP (50 %) el ganador del debate de este año ha sido Mariano Rajoy, 21 puntos menos que el año pasado.

•    Este año, el discurso de Rubalcaba ha logrado convencer a más mujeres que el de Rajoy: un 28 % considera que el líder socialista ganó el debate frente a un 22 % que le concede la victoria al Presidente. Hace un año fue Rajoy el ganó a Rubalcaba por una sustancial ventaja (21 puntos) entre el electorado femenino.

•    Rubalcaba se ha impuesto a Rajoy entre los jóvenes. El líder socialista ya logró la victoria entre los menores de 35 años en el debate del año pasado (25 % frente a 20 %), no obstante, este año logra mejorar su saldo: un 32 % le da ahora como ganador frente a un 18 % que cree que la victoria corresponde a Rajoy.

•    Es el primer debate que pierde Rajoy, aunque sea por la mínima, desde el año 2010.

En las cuestiones económicas la igualdad entre ambos líderes es más evidente situándose Rajoy incluso un poco por encima de Rubalcaba:

•    Un 26 % cree que el líder popular tiene más claro lo que hay que hacer para que la economía mejore definitivamente frente a un 23 % que menciona al líder socialista;
•    Un 23 % cree que Rajoy sabrá gestionar mejor la situación económica de España cuando finalice la crisis, en beneficio de todos los españoles frente a un 20 % que considera que la gestionará mejor Rubalcaba.

No obstante, son claramente más los ciudadanos que atribuyen a Rubalcaba un mejor conocimiento de la situación actual de España y de los españoles y una mayor empatía con las dificultades que está atravesando el ciudadano medio  en las circunstancias actuales:

•    Un 28 % opina que Rubalcaba ha dado la sensación de saber mejor cuál es la situación real de nuestro país en el momento actual frente a un 17 % de Rajoy.
•    Un 49 % cree que Rubalcaba ha dado muestras en este debate de tener mayor sensibilidad hacia los problemas que tienen los españoles frente a un 16 % de Rajoy;
•    Un 43 % considera que el líder socialista ha dado muestras de conocer mejor los sacrificios que esta crisis ha supuesto para muchos españoles frente a un 17 % de Rajoy.

Este tipo de encuesta lo que en realidad refleja es el eco que, en la opinión pública ciudadana, acaba teniendo el debate, con total independencia de cuantos sean los que, en realidad, lo hayan seguido más o menos de cerca. Si la gran mayoría de los españoles se considera en condiciones de emitir un juicio sobre los dos principales intervinientes en este debate sobre el estado de la nación es porque dan por buena la impresión de conjunto que han sacado de los comentarios de personas en quienes confían, de las informaciones de los medios que siguen y, solo en muy pocos casos, de su propio seguimiento del debate. Los climas de opinión se construyen, normalmente así: a partir de las sensaciones que transmiten a los demás aquellos que son aceptados como prescriptores de opinión, es decir, como orientadores de las opiniones ajenas: los que técnicamente se conocen como personas (o grupos, o medios) de referencia.

Gráficos DEN 2014

*Foto superior: Juanjo Martín

El País