No puede por ello extrañar que se reconozca mayoritariamente que, hoy por hoy, el Barça es el mejor equipo de fútbol del mundo (algo que dice el 52% de los madrileños y hasta el 50% de los madridistas). En contrapartida, el 55% de los barceloneses (e incluso, específicamente, el 53% de los que se consideraran culés) cree que el Madrid ganó merecidamente la final de la Copa del Rey (de lo que por su parte no duda el 74% de los madrileños o el 86% de los madridistas).

El duelo de entrenadores también encuentra su eco en la calle: son más los madridistas (43%) que distinguen a Pep Guardiola como mejor entrenador que José Mourinho, por el que se inclina un 37%. Entre los culés no hay disputa: el noi de Santpedor está coronado.

La concordancia de opiniones en ambas ciudades y ambas aficiones se diluye, pero sin derivar en una rotunda contraposición, a la hora de determinar cuál de los dos equipos hizo más merecimientos para pasar a la final de la Champions League. Entre barceloneses (87%) y culés (95%) no existe duda alguna: el Barça. En Madrid las opiniones de dividen, con un ligero predominio (42% frente a 40%) de quienes están convencidos de que el Barça fue el equipo que mereció pasar la eliminatoria; pero entre quienes se declaran aficionados merengues, un 54% no alberga duda alguna de que el finalista debió ser el Madrid, pero un sustancial 34% concede que el Barça hizo más méritos.

Nota: J.J. Toharia (merengue), J. Lobera (culé), J.P. Ferrándiz (colchonero). Los tres conviven apaciblemente en Metroscopia.

El País (edición impresa)