El encargo del Rey le sienta bien a Pedro Sánchez. En este momento son más los ciudadanos que aprueban la actuación política del líder socialista que quienes la desaprueban (un saldo evaluativo de +3). La proposición de formar gobierno por parte del Jefe del Estado este martes no solo ha podido desdibujar el calendario establecido tras el comité federal del PSOE el pasado sábado sino que parece provocar una mejor imagen entre la ciudadanía de cara a encabezar el próximo gobierno.

Hace apenas 20 días la situación era diametralmente distinta: Sánchez obtenía la misma puntuación que Mariano Rajoy (-33), eran los líderes peor evaluados. En cambio, el actual dato positivo lo coloca más cerca de Albert Rivera que de Pablo Iglesias en la valoración de los españoles, una situación solo equiparable en la serie histórica al momento de su nombramiento como candidato a la presidencia del gobierno en junio de 2015 (cuando obtuvo un saldo evaluativo de +7).

Es el momento de Pedro Sánchez: mejora la opinión sobre su figura política entre el conjunto de la ciudadanía y al mismo tiempo vuelve a disfrutar de un amplio respaldo entre sus propios votantes: el 82% del electorado socialista le aprueba en estos momentos.