El “no” final del Parlamento a la candidatura de Pedro Sánchez supone una mala noticia para el 48% de los españoles y una noticia buena para el 36%, según un sondeo realizado por Metroscopia para El País. Quienes en mayor medida lamentan este resultado son, como cabía lógicamente esperar, los votantes de PSOE y Ciudadanos (90% y 54%, respectivamente). Pero resulta destacable que se sientan decepcionados la sexta parte de los votantes del PP y, sobre todo, la mitad de los de Podemos. No puede extrañar: el 42% de los primeros y el 45% de los segundos habían indicado ya, antes del inicio del debate, su deseo de que sus respectivos partidos al menos acabaran absteniéndose en la votación final. Y no lo han hecho.

Así, los españoles tienen claro que Podemos y PP son los responsables prácticamente exclusivos de esta mala noticia. Estas dos formaciones son percibidas como las que en mayor medida han dificultado —en vez de facilitar— las negociaciones para la configuración de un nuevo gobierno. En cambio, la ciudadanía cree que PSOE y, sobre todo, Ciudadanos, son los que más se han esforzado por buscar puntos de encuentro y propiciar un acuerdo más amplio. Así, mientras que un 73% atribuye el desacuerdo final a Podemos (38%) o al PP (35%), solo un 17% culpa del mismo al PSOE (15%) o a Ciudadanos (2%). Inversamente, un 64% reconoce a Ciudadanos (38%) y PSOE (26%) un talante negociador que, en cambio, solo un 17% percibe en PP (9%) o Podemos (8%). Y cabe destacar que en esta distribución de culpas que efectúa el conjunto de la ciudadanía coinciden los propios votantes de PP y Podemos, entre los cuales el 80% y el 82%, respectivamente, atribuye (en desigual medida, eso sí) a estas dos formaciones ese resultado final que la mayoría considera una mala noticia.

Desde hace semanas, los líderes de PP y Podemos (Rajoy e Iglesias) vienen siendo, regularmente, los peor evaluados por la ciudadanía. En el caso de Rajoy el diagnóstico general es ahora particularmente negativo: el 80% de los españoles (y, sobre todo, el 47% de sus propios votantes: la víspera del debate final este porcentaje era diez puntos más bajo) cree que su tiempo ya ha pasado y que procede su relevo por un nuevo líder. En cuanto a Iglesias, cabe entender como un aviso por parte de sus votantes el hecho de que la mitad de los mismos evalúe negativamente el resultado final de este intento de investidura para el que —recuérdese— un 45% deseaba que, como mínimo, que Podemos se abstuviese.

Análisis: El innecesario y dañino encono, por José Juan Toharia

FICHA TÉCNICA DEL SONDEO: Este sondeo de urgencia forma parte de la secuencia de estudios de Metroscopia en relación con el proceso de investidura y ha sido efectuado en la tarde del 4 de marzo de 2016 mediante entrevistas telefónicas a una muestra representativa de la población española mayor de 18 años, completándose 730 entrevistas. El margen de error de los datos referidos al total de la muestra es de ± 3.7 puntos. La recogida de información y su tratamiento informático se ha realizado íntegramente en Metroscopia.