Las elecciones generales de 2015 han marcado un antes y un después en la historia electoral de la provincia de Barcelona: dieron lugar al fenómeno del triple sorpasso simultáneo. No se trata de ninguna especialidad acrobática sino del adelantamiento inédito de En Comú Podem al PSC, de ERC a Democràcia y Llibertat (antes CiU) y de Ciudadanos al PPC. Si hoy se volviesen a repetir las elecciones, esta reconfiguración de los partidos se reforzaría, pues las tres formaciones ejecutoras de la triple inversión de posiciones podrían mejorar su resultado, según se desprende del sondeo publicado el día 20 de marzo.

bcn01

En Comú Podem podría sumar un escaño más al que ahora tiene y ampliaría ligeramente la distancia con el PSC. ERC conseguiría alejarse de DiL, pues los convergentes caerían más de tres puntos porcentuales en voto y perderían un escaño. Y Ciudadanos le arrebataría un escaño al PP, quedando casi seis puntos porcentuales por encima (más del doble de lo que les separa actualmente).

El comportamiento electoral de la ciudadanía barcelonesa el pasado 20D consolida la estructura multipartidista que existe desde los inicios de la democracia, con la particularidad de que ahora son otras las voces destacadas en los tres ejes clave: el centro izquierda (En Comú Podem), el nacionalista (ERC) y el centro derecha (C’s). Esta intensificación del pluripartidismo se refleja al menos en dos datos:

  • Actualmente son seis los partidos que consiguen representación en el Congreso, algo que no sucedía desde la primera legislatura 1979-1982 (en los últimos 34 años han sido cinco).
  • Todos ellos compiten en un intervalo más estrecho de votos: ninguno obtiene menos del 11% ni más del 27%.

Este incremento cuantitativo (en número de fuerzas) y cualitativo (en competitividad) descarta por el momento la sustitución de unas formaciones por otras y, además, constata la flexibilidad de un sistema de partidos estable.

La pérdida de hegemonía del PSC

Barcelona es la segunda provincia que más escaños reparte en España (31), después de Madrid (36), y representa dos de cada tres en Cataluña (de un total de 47). En esta gran circunscripción nunca antes el espacio de centro izquierda no soberanista tuvo como referencia a otro partido que no fuera el PSC. Para los socialistas catalanes fue un feudo indiscutible desde el año 1977, en el que han logrado rozar el 50% de los votos en dos ocasiones (1982 y 2008). Su peor resultado histórico hasta el pasado diciembre fue en 2011 (27.8%) y, aunque se mantuvo líder en Barcelona, dejó de ser por primera vez el más votado en el conjunto de Cataluña. Los comicios de 2015 dieron a En Comú Podem el liderazgo en el conjunto de Cataluña, aupado por la primera posición en Barcelona y en Tarragona (las dos circunscripciones más pobladas). Este hecho ha supuesto que el PSC caiga a la segunda posición en Barcelona y a la tercera en Cataluña (superado ligeramente por ERC).

bcn2

ERC es la referencia del nacionalismo catalán en el Congreso

34 mil votos son los que separan a los republicanos de los convergentes en todo el territorio de Cataluña, en 2011 eran 541 mil (16 veces más). La novedad no es solo esta drástica reducción de la distancia sino que hoy por hoy los primeros se sitúan por delante de los segundos. El mejor resultado histórico de ERC y el peor de DiL —contabilizando la trayectoria de CiU— provocan un vuelco nunca antes visto de la representación del nacionalismo catalán en el Parlamento español.

bcn3

Ciudadanos reemplaza al PP

Lo sucedido en las elecciones autonómicas de septiembre de 2015 de la mano de Inés Arrimadas se repitió en las generales de diciembre con Albert Rivera: Ciudadanos podría ser el sustituto del PP. Actualmente es la referencia del centro derecha catalán no soberanista tras un súbito crecimiento electoral: ha pasado de no presentarse a las elecciones en 2011 a obtener casi medio millón de votos (13%) en 2015.

bcn4