Si Convergencia compareciera en solitario a las próximas elecciones generales dejaría de ser la primera fuerza política en Cataluña. En cambio, una hipotética reedición de Junts pel Sí de cara al Congreso de los Diputados les permitiría alcanzar la primera posición. La novedad estaría en que el espacio electoral del soberanismo no sería mayoritario como lo fue en 2011.

Los partidos políticos y en particular los que ocupan el espacio de centro izquierda —PSOE e ICV—, cuyo predominio durante todo el periodo democrático se vio interrumpido en 2011, saben lo que se juegan en Cataluña por ser una de sus principales fuentes de votos. La fuerte caída de los socialistas en las pasadas generales propició que los partidos soberanistas (CiU y ERC) superaran, en conjunto, a PSOE e ICV-EUiA, rompiéndose así una pauta histórica de 34 años.

Hoy por hoy, la estimación de voto de Metroscopia para las elecciones generales en Cataluña significaría el retorno a la pauta que se quebró en el 2011. De no ir juntos CDC y ERC, la coalición Podemos—ICV se convertiría en la primera fuerza electoral catalana con el 21.5% de los votos, seguida del PSC con el 17.7%. ERC crecería nueve puntos hasta el 16.2% y superaría a CDC que, con una caída de 14 puntos, descendería al 15.6%. El espacio de centro-derecha se mantiene en torno al 22%, aunque la irrupción de C’s (12.7 %) dejaría al PP en una posición subalterna (9.7%, 11 puntos porcentuales menos que en 2011).

Por último, la comparación entre las dos estimaciones que realiza Metroscopia —una para las autonómicas y otra para las generales— resalta la permanencia del voto dual en Cataluña. Mientras que en las autonómicas los partidos soberanistas (CDC, ERC y CUP) se sitúan en torno al 50% de los votos, en las generales obtendrían el 36%, 14 puntos menos. Inversamente, los partidos de centro-izquierda no soberanistas (Podem, ICV y PSC) se aproximarían al 40%, casi 17 puntos más respecto a las autonómicas (23.1%).

Las próximas elecciones despejarán la incógnita de si se repetirá el sorpasso soberanista de 2011 o si, por el contrario, como los datos actuales sugieren, las aguas volverán a su cauce.

Paco y Marcos Voto

 

Ficha técnica de la encuesta.- Sondeo efectuado mediante entrevistas telefónicas, a una muestra de 2.000 residentes en Cataluña mayores de 18 años, distribuidas de manera no proporcional al peso poblacional de cada provincia, asignándose 300 entrevistas a la de Girona, 300 a Lleida, 300 a la de Tarragona y 1.100 a la de Barcelona. La muestra está estratificada, dentro de cada provincia, por tamaño de hábitat; se han aplicado cuotas de sexo y edad a la última unidad (persona entrevistada). Para los análisis que se refieren al conjunto de Cataluña, se ha realizado un proceso de reequilibraje para restituir el peso proporcional que realmente corresponde a los datos de cada una de las cuatro provincias en función del peso demográfico de estas sobre el total de la Comunidad. La eficiencia muestral, tras este reequilibraje, es del 85.7% por lo que los datos referidos al conjunto de la Comunidad catalana equivalen a los de una muestra de 1.717 entrevistas. Para un nivel de confianza del 95.5 % (que es el habitualmente adoptado) y asumiendo los principios del muestreo aleatorio simple, en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p=q=50%), el error de muestreo que corresponde a los datos referidos al total de la muestra ponderada es ±2.4 puntos. El error de muestro de los datos referidos a las muestras provinciales es de  ±3.0 puntos en el caso de Barcelona y de ±5.8 puntos en los casos de Girona, Lleida y Tarragona.  A las personas entrevistadas se les ofreció la posibilidad de ser preguntados (y de contestar) en castellano o en catalán.  El estudio se realizó entre el 14 y el 16 de septiembre de 2015.