La 5 más grandes

Si mañana se celebrasen elecciones generales, el PP volvería, con toda probabilidad, a ser el partido más votado y el que lograría mayor número de escaños, pero su resultado no diferiría significativamente (e incluso podría variar algo a la baja) del conseguido el 20 de diciembre. Lo mismo ocurriría con el PSOE, que volvería a quedar en segundo lugar y con un total de votos y escaños sensiblemente similar al actual. Podemos y Ciudadanos intercambiarían su número de escaños y por tanto su posición en el ranking electoral. UP no sólo resistiría sino que podría mejorar apreciablemente sus apoyos electorales. Esto es lo que cabe conjeturar de los resultados del ejercicio estimativo llevado a cabo por Metroscopia sobre 10 sondeos (con un total de 5.600 entrevistas) realizados en diez circunscripciones de relevancia estratégica: cinco de ellas (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Alicante) son las que cuentan con mayor número de electores y totalizan 106 de los 350 escaños del Congreso. En las cinco restantes (Pontevedra, Burgos, Valladolid, Badajoz y Teruel), que representan entornos socio-demográficos estadísticamente distintivos, se dirimen en total 25 escaños.

En 2015, en el conjunto de estas diez circunscripciones (que suman 131 escaños, es decir, el 37% del total), el PP consiguió 40 diputados, el PSOE 30, Podemos (sumándole las confluencias) 32, Ciudadanos 18, y UP dos. En el momento actual, el resultado que cabe estimar es de 38 diputados para el PP (dos menos), 28 para el PSOE (dos menos), 27 para Podemos y sus confluencias (cinco menos), 25 para Ciudadanos (siete más) y 5 para UP (tres más). En el caso de Podemos y confluencias, conviene resaltar que los cinco escaños que perderían corresponden fundamentalmente a circunscripciones donde Podemos concurriría en solitario.

Sería abusivo extrapolar sin más, de forma lineal, estos resultados al resto de las 42 circunscripciones (que totalizan 219 escaños), pero parece claro que, como mínimo sugieren, dentro de un marco general de estabilidad, algunas tendencias de cambio, de alcance moderado pero en modo alguno políticamente irrelevantes.

En Madrid, Podemos (quizá arrastrado por el desgaste de imagen de su líder nacional) pasaría de segunda a cuarta fuerza política tanto en porcentaje de votos como en escaños (siendo reemplazado en el segundo lugar por Ciudadanos). El PP podría a su vez perder uno de sus 13 escaños actuales, mientras que Ciudadanos, PSOE y UP ganarían uno cada uno.

En la circunscripción de Barcelona, podría producirse un ligero reajuste a favor de En Comú-Podem y de Ciudadanos, que ganarían un escaño cada uno a costa de PP y Democracia i Llibertat. ERC y PSC-PSOE mantendrían sus actuales apoyos. El ascenso de En Comú-Podem se presenta de la mano de la favorable imagen en toda la provincia de la alcaldesa Ada Colau, que es evaluada favorablemente no solo por sus votantes sino también por una destacada proporción de los de PSC-PSOe y ERC.

En Sevilla, el PSOE sería el único que sufriría una merma de sus escaños (perdería uno, pasando de 5 a 4), al tiempo que UP ganaría uno: son los dos puntos que perdería Podemos los que harían posible que UP entrara en el reparto. Los restantes partidos (y pese a la apreciable subida de seis puntos en voto de Ciudadanos) mantendrían su actual número de diputados.

En Valencia, PP y Compromís-Podemos seguirían en cabeza en cuanto a votos y escaños pero perdiendo cada uno un diputado. Ciudadanos se pondría por delante del PSOE (en votos, empatando en escaños) y UP lograría conseguir un diputado.

Finalmente, en Alicante, PP, Compromís-Podemos y PSOE experimentan pérdidas en voto que, por el momento, no se traducirían en merma de escaños. Ciudadanos y UP suben en votos pero sin lograr capitalizarlos en escaños.

Por lo que respecta a las restantes cinco circunscripciones, lo más destacable —en comparación con el resultado del 20D— sería el claro intercambio de posiciones entre Podemos y Ciudadanos: la primera de estas dos fuerzas experimentaría en esta ocasión la penalización que nuestro actual sistema electoral (con circunscripciones en que se reparten muy pocos escaños) impone a quienes no logran los primeros lugares. Como resultado, Ciudadanos lograría 4 escaños más (pasando en estas cinco provincias de uno a cinco) al tiempo que Podemos perdería 3 (en Pontevedra, la marca En Marea resistiría y mantendría sus 2 escaños actuales).

Sondeo 10 provincias
Ficha Técnica.- El estudio se basa en una secuencia de sondeos llevados a cabo por Metroscopia entre los días 7 y 17 de marzo de 2016 en las diez circunscripciones electorales que a continuación se indica y, en cada una de ellas, sobre una muestra estadísticamente representativa (cuyo tamaño se recoge entre paréntesis): Madrid (800), Barcelona (800), Sevilla (600), Alicante (600), Valencia (600), Pontevedra (600), Burgos (400), Valladolid (400), Badajoz (400) y Teruel (400). El margen teórico de error es de ±3.5 puntos para Madrid y Barcelona, ±4.1 puntos para Sevilla, Alicante, Valencia y Pontevedra, y de ±5.0 puntos para Burgos, Valladolid, Badajoz y Teruel.