Para el 71% de la población española las mujeres poseen instinto maternal, es decir, que tienen la necesidad natural de tener hijos. Al mismo tiempo, un mayor porcentaje (81% / 82%) no cree que sea necesario tener hijos para que tanto una mujer como un hombre logren realizarse plenamente en sus vidas.

ig_realizarse

Mantener la creencia de que existe un reloj biológico que despierta el deseo de reproducción y de maternidad, no es necesariamente incompatible con el reconocimiento de que la decisión de tener hijos se pueda desvincular de la realización personal. Lo que quizás sucede es una situación un tanto ambivalente: es mayoritario el reconocimiento de que la maternidad y la paternidad responden a la libertad de elección y no a una necesidad natural ineludible para ser feliz, una libertad de elección que convive con un crédito también mayoritario sobre la cualidad innata de la maternidad en las mujeres.

Buena parte del feminismo lleva mucho tiempo tratando de deconstruir la idea de ese vínculo especial y único entre ser madre y ser mujer, entre madre e hijos. Si se consiguiera, las mujeres lograrían desprenderse de una visión monolítica de la identidad femenina: de las expectativas impuestas sobre lo que debe ser y hacer una verdadera mujer. Entre otras cosas porque cabe pensar que una consecuencia de la creencia en el instinto maternal sería la presión social sobre aquellas que no desean tener hijos.

La ruptura de la maternidad y la paternidad con la realización personal supondría un paso hacia modelos de familia en los que la corresponsabilidad sea la norma y en la que padres y madres compartan tanto la decisión de tener hijos como su crianza. Un avance más profundo en este sentido podría otorgar a la idea de instinto un cariz menos destacado. Pero, como señalan los resultados del estudio, todavía se mantiene vivo.

 

Sondeo efectuado mediante entrevistas telefónicas a una muestra nacional de personas mayores de 18 años. Se han completado 2.502 entrevistas, estratificadas por la intersección hábitat/Comunidad Autónoma y distribuidas de manera proporcional al total de cada región, con cuotas de sexo y edad aplicadas a la unidad última (persona entrevistada). Partiendo de los criterios del muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (que es el habitualmente adoptado) y en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p=q=50), el margen de error de los datos referidos al total de la muestra es de ± 2.0 puntos. La recogida de información y el tratamiento de la misma han sido llevados a cabo íntegramente en Metroscopia. Fecha de realización del trabajo de campo: del 14 al 25 de enero de 2016.