Hace un año por estas fechas el Gobierno aprobó la reforma de la legislación laboral, una reforma que nació con la desaprobación de la mayoría de los ciudadanos (62 %), entre otras cosas, porque la consideraban injusta (55 %). Solo uno de cada cuatro españoles (24 %) pensaba en aquel momento — cuando el nivel de paro se situaba en torno a 4.6 millones según datos del Ministerio de Empleo— que se trataba de una reforma adecuada a la situación que atravesaba España.

El paro, probablemente el reflejo más directo de la crisis, sigue siendo la máxima preocupación de los españoles según señalan todas las encuestas y como lo corrobora el hecho de que un 77 % de los ciudadanos considere que la lucha contra el desempleo debería ser la prioridad absoluta de este Gobierno por encima de cualquier otro problema. No obstante, la abrumadora mayoría (79 %) considera, sin embargo, que no es así, que el Gobierno no le está dando la máxima prioridad (una opinión que es compartida, además, por el 64 % de los votantes populares).

Transcurrido ahora un año desde su aprobación, los datos de empleo han empeorado y la cifra del paro se acerca ya a los cinco millones. En su primer año de vida, la reforma no solo no ha logrado lo que se proponía —facilitar la contratación y evitar el despido como último recurso de las empresas, según consta en el Real Decreto-ley— sino que ha dado los resultados contrarios. Y es precisamente por eso por lo que un 71 % de los ciudadanos (y un 40 % de los votantes populares) considera que esta reforma es mala: porque ha generado más paro y porque piensan, además, que no va a conseguir que se creen más empleos en un futuro.

El resultado entre la ciudadanía es una agudización y extensión del rechazo a la reforma: los españoles que la desaprueban suponen ya un 74 % (12 puntos más que hace un año); y ahora un 77 % la considera injusta (22 puntos más) y solo un 10 % cree que sea adecuada. Un aumento del rechazo que se debe en gran medida a que los votantes populares que aprobaban mayoritariamente (59 %) esta reforma cuando se puso en marcha y la calificaban de justa (64 %) han cambiado radicalmente de opinión: ahora un 49 % la rechaza (frente a un 39 % que la aprueba) y un 52 % la tilda de injusta.

Hace un año un 61 % de los españoles creía necesario un gran pacto nacional entre los principales partidos para hacer frente al desempleo; hoy ese llamamiento se ha convertido en clamor y un abrumador 91 % de la población pide a los partidos políticos que se unan para hacer frente a esta lacra. Lord Beveridge escribió en 1944 que si el pleno empleo no se consigue o no se conserva, las libertades estarán en peligro pues para muchos dejarán de tener sentido. Casi siete décadas después, en España podemos estar quizá mucho más cerca de lo segundo que de lo primero.

Metroscopia - La reforma laboral

Metroscopia - La reforma laboral II

Metroscopia - La reforma laboral III

Ficha Técnica: sondeo efectuado mediante entrevistas telefónicas a una muestra nacional de personas mayores de 18 años. Se han completado 600 entrevistas, estratificadas por la intersección hábitat/Comunidad Autónoma y distribuidas de manera proporcional al total de la región, con cuotas de sexo y edad aplicadas a la unidad última (persona entrevistada). Partiendo de los criterios del muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (que es el habitualmente adoptado) y en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p=q=50), el margen de error de los datos referidos al total de la muestra es de ± 4.1 puntos. La recogida de información y el tratamiento de la misma han sido llevados a cabo íntegramente en Metroscopia. FECHA DE REALIZACIÓN DEL TRABAJO DE CAMPO: 30 de enero de 2013.

En twitter @JPFerrandiz

El País