La evaluación de la gestión del Gobierno del Partido Popular hasta ahora, entre el conjunto de la ciudadanía, arroja un saldo claramente negativo: -41 puntos (el 70% la desaprueba y el 29% la aprueba).

Entre los votantes del PP, este saldo evaluativo es claramente positivo: +57. Ahora bien, esto no debe velar el hecho de que en tres dimensiones especialmente relevantes su electorado se muestra especialmente crítico con la acción gubernamental:

  • Al 73% de los votantes del PP les parece inadecuada la manera en que el Gobierno de Mariano Rajoy está afrontando los casos de corrupción. El 26% la considera adecuada, lo que supone un saldo evaluativo en este tema de -47 puntos.
  • Entre los propios votantes del PP, respecto de la gestión por el Gobierno de la crisis de los refugiados (-15 puntos) o de la situación en Cataluña (-4 puntos). Los saldos evaluativos resultan también desfavorables.

Especialmente significativo es que, entre el electorado de Ciudadanos (es decir, del partido que apoyó la investidura de Rajoy), ese saldo evaluativo de la acción de su Gobierno resulta ser fuertemente negativo: -33 puntos. El 65% desaprueba como está actuando el partido al que activamente contribuyeron a investir, lo que revela su actual grado de descontento y desidentificación respecto del mismo.

Este descontento del electorado del partido tenido por más cercano ideológicamente al PP, y más propicio a llegar a acuerdos con el Gobierno, se hace particularmente visible cuando se consideran algunas dimensiones concretas y de especial significación como son las de la gestión pública. Así, la práctica totalidad (94%) de los votantes de Ciudadanos se muestra contraria al modo en que el Gobierno del PP está gestionando los casos de corrupción, al tiempo que tres de cada cuatro no ven con buenos ojos la forma que está siendo tratado el problema de los refugiados. Proporciones similares expresan una evaluación negativa de la gestión gubernamental en el ámbito laboral (75%) y en relación con Cataluña (71%).

Moralidad pública (corrupción), sensibilidad social (crisis de refugiados, ámbito laboral) y actuación ante el proceso soberanista catalán constituyen así zonas claras y de crítica de importancia, zonas en las que el desencuentro entre el electorado de Ciudadanos y el actual Gobierno resulta especialmente profundo.

La diferencia hasta 100 en la suma vertical de porcentajes en cada caso corresponde a No sabe / No contesta.

FICHA TÉCNICA.– El sondeo se ha efectuado mediante entrevistas telefónicas a una muestra nacional de personas residentes en España, mayores de 18 años y con derecho a votar en elecciones generales. Se han completado 1.860 entrevistas a través de llamadas a teléfonos móviles seleccionados de forma aleatoria a partir de un generador automático de números telefónicos. Posteriormente se han calibrado los datos a partir de una ponderación múltiple por sexo, edad, hábitat y región (Comunidad Autónoma). La eficiencia de la ponderación es del 66,2%, de modo que la muestra efectiva equivale a 1.230 entrevistas. El error de muestreo, para un nivel de confianza del 95.5% (que es el habitualmente adoptado) y asumiendo los principios del muestreo aleatorio simple, en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p=q=50%), es de ±2.3 puntos (tras la ponderación, ±2.9 puntos). La recogida de información y el tratamiento de la misma han sido llevados a cabo íntegramente en Metroscopia. Fecha de realización del trabajo de campo: entre los días 6 y 9 de marzo de 2017.