y ya son más los españoles que están en contra que los que se declaran a favor. Señalamos al inicio del conflicto que entre la opinión pública española se habían generado expectativas de una intervención justa y rápida, y que su apoyo podría disminuir rápidamente si alguna de ellas no se cumplía. El estancamiento en el conflicto, los errores en la ejecución de la misión y, sobre todo, la pérdida de vidas civiles por el llamado “fuego amigo” rompen con las premisas con las que contaba el apoyo a la OTAN.

Hoy el 42% secunda la misión y el 49% se opone, mientras que hace un mes las cifras prácticamente se invertían. La erosión del apoyo es mayor si se compara con el que existía antes de los primeros bombardeos aliados en Libia: dos de cada tres españoles la apoyaba y solo el 28% se oponía.

Intervención en Libia

Los ciudadanos quieren mayor eficacia, objetivos claros y que se termine con el sufrimiento de la población civil. Y eso, para la mayoría, la misión de la OTAN no lo está proporcionando. El 54% considera que, de continuar, la intervención no se debería limitar únicamente a debilitar la capacidad militar de Gadafi sino que además debería lograr que el coronel abandonase el poder. La prolongación del atasco en que parece sumida la misión parece alejar ese objetivo y desgasta el apoyo ciudadano al mantenimiento del operativo militar.

Objetivo intervención

 

Ficha técnica: 1.200 entrevistas realizadas por Metroscopia entre el 28 y 29 de abril de 2011, estratificadas por la intersección habitat/Comunidad Autónoma y distribuidas de manera proporcional al total de población española, aplicándose cuotas de sexo y edad. Aplicando los criterios del muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% y en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p = q = 50%) el margen de error para datos globales es de +-2.9%.

Blog de Metroscopia (El País)