La sociedad española sigue anclada en el pesimismo respecto a la situación económica y política del país, aunque con matices importantes:

  • Se reduce el descontento económico. El malestar de la ciudadanía con el estado de nuestra economía ha disminuido 22 puntos porcentuales en los últimos cinco años (del 96% de 2012 al 75% actual).
  • El descontento político supera al económico. El relativo aumento del descontento político en el mismo periodo (en promedio era el 79% en 2012 y es el 85% en este mes de marzo de 2017) supone que este se mantenga por encima del económico.
  • La crisis, factor determinante del descontento. A lo largo de los últimos 20 años, se detecta una muy significativa correlación entre la percepción del estado de la situación económica y la de la situación política: cuanto mayor es la evaluación negativa de la primera, mayor es la de la segunda. El estallido de la crisis económica en 2007 es, por tanto, un factor determinante para explicar el también elevado descontento con la situación política.

  • Mujeres, parados y personas con bajo nivel de estudios, los más pesimistas. El deterioro de la situación política no se registra con la misma intensidad en todos los segmentos de la sociedad española, sino que tiene especial incidencia en tres: las mujeres, los parados y las personas con bajo nivel de estudios. Así, los grupos sociales sobre los que más han podido repercutir los efectos negativos de la crisis muestran una más elevada insatisfacción con la coyuntura política.
  • El factor ideológico condiciona el descontento. Aunque la crisis es una condición necesaria para entender el mayoritario enfado social en ambos frentes, no es suficiente. El descontento está supeditado a la propia inclinación política del ciudadano, es decir: el posicionamiento ideológico subjetivo influye en la valoración de la realidad política y económica. Así, ubicarse en el espacio político de la derecha y ser votante del PP reduce significativamente el nivel de decepción:
    • Solo la mitad (50%) de los votantes del PP percibe que la situación económica sea mala (frente al 73% de los votantes de Ciudadanos, el 85% de los del PSOE y el 91% de los de Unidos Podemos —quienes claramente expresan la mayor irritación—);
    • Un porcentaje superior, el 63%, opina lo mismo de la política, pero queda lejos del de C’s (85%), PSOE (93%) y sobre todo de Unidos Podemos (98%).
  • Reconocer los méritos de la gestión del Gobierno del PP implica mayor optimismo. Aprobar la gestión general del gobierno del PP y, particularmente, su gestión en el ámbito económico, reduce entre un 25% y 30% la probabilidad de evaluar negativamente la situación económica y política.

 

FICHA TÉCNICA.– El sondeo se ha efectuado mediante entrevistas telefónicas a una muestra nacional de personas residentes en España, mayores de 18 años y con derecho a votar en elecciones generales. Se han completado 1.860 entrevistas a través de llamadas a teléfonos móviles seleccionados de forma aleatoria a partir de un generador automático de números telefónicos. Posteriormente se han calibrado los datos a partir de una ponderación múltiple por sexo, edad, hábitat y región (Comunidad Autónoma). La eficiencia de la ponderación es del 66,2%, de modo que la muestra efectiva equivale a 1.230 entrevistas. El error de muestreo, para un nivel de confianza del 95.5% (que es el habitualmente adoptado) y asumiendo los principios del muestreo aleatorio simple, en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p=q=50%), es de ±2.3 puntos (tras la ponderación, ±2.9 puntos). La recogida de información y el tratamiento de la misma han sido llevados a cabo íntegramente en Metroscopia. Fecha de realización del trabajo de campo: entre los días 6 y 9 de marzo de 2017.