Una abrumadora mayoría de catalanes —86 %— considera que la situación económica de Cataluña es mala, y culpabilizan de ello en mayor medida a los Gobiernos de España —algo más al que ahora preside Rajoy (82 %) que al anterior de Zapatero (77 %)— que al actual Gobierno catalán —al que, con todo, un 69 % le atribuye alguna culpa—.

Esta mayor responsabilidad atribuida a los Gobiernos centrales está probablemente relacionada con la percepción ampliamente extendida entre la ciudadanía (78 %) de que Cataluña recibe del Estado menos dinero del que le aporta. Ahora bien, la Generalitat no queda exenta de responsabilidad por la mala situación económica de la Comunidad: un 29 % de los catalanes considera que el Gobierno del Principado es el responsable de la actual deuda pública de Cataluña, un porcentaje similar al de quienes atribuyen esa misma responsabilidad a los dos últimos Gobiernos españoles (32 %). Un 34 % hace corresponsables a Mas, Rajoy y Zapatero. Quizá el mayor problema que acompaña a todo el debate soberanista es la sensación de recelo que se ha instalado en el conjunto de la sociedad: la mayoría de los catalanes (61 %) cree que en el resto de España existe un amplio sentimiento de desafección hacia Cataluña (sentimiento que, en cambio, la mayoría dice no albergar hacia el resto de España). La misma acusación, por cierto, que en sentido inverso hace el resto de los españoles, según quedó reflejado en la oleada del mes de octubre del Barómetro de Clima Social que Metroscopia realiza para EL PAÍS: un 79 % dice, en el resto de España, que no siente recelo ni desafección hacia Cataluña, pero uno de cada dos sospecha que no ocurre lo mismo, a su respecto, en la otra ribera. Unos como otros parecen concluir  con un “nos quieren menos allí de lo que nosotros les queremos a ellos aquí”

Metroscopia - Situación económica de Cataluña

Metroscopia - La relación con España

En twitter @JPFerrandiz

El País