El balance ciudadano de la situación económica continúa siendo abrumadoramente negativo. Pero la percepción sobre cómo ha evolucionado la economía y la gestión llevada a cabo por el Gobierno parecen permear de forma significativa en el futuro comportamiento electoral de los ciudadanos. A treinta días para la cita en las urnas, el calado de la crisis dibuja perfiles de voto muy diferenciados.

El PP es el partido de las economías domésticas más consolidadas 

El Partido Popular tiene mayor respaldo de voto entre los electores cuyas economías han sufrido un impacto menor por la crisis: el 64 % de sus potenciales votantes considera buena su economía familiar y el 73 % manifiesta no haber necesitado posponer ningún gasto o compra por problemas económicos. El potencial votante del PP es el único que percibe de forma significativa la anunciada mejora de nuestra economía: mientras que la opinión del conjunto de la sociedad española continua siendo ampliamente negativa (en torno al 75 %), el 41 % de los votantes potenciales del PP considera que la economía nacional va bien. El principal motor de atracción de voto del PP es el éxito de la gestión económica: la mayoría de sus potenciales votantes (83 %) cree que el crecimiento de la economía se debe a las medidas implementadas por Mariano Rajoy.

Ciudadanos encuentra mayor respaldo entre el segmento acomodado más crítico

El votante potencial de Ciudadanos representa al sector de la sociedad que se ha visto menos afectado por la crisis, pero que a diferencia del votante del PP, sí se siente descontento con la actual situación. Aunque su economía está bastante afianzada —al 53 % le van bien las cosas y el 61 % se autodefine de clase media—, quienes apoyan a este partido se muestran muy divididos respecto a si la mejora económica se debe o no a la gestión del Gobierno: 50 % en contra, 44 % a favor.
Cuadro de la mejora de la economía

PSOE, el partido que más se corresponde con el perfil medio de la sociedad española

El grueso del voto potencial del PSOE tiene una economía familiar muy parecida a la del español medio: el 44 % (el 47 % en el conjunto nacional) considera buena, hoy por hoy, su economía. El PSOE concita mayor respaldo entre quienes critican la situación económica nacional (el 82 % de sus potenciales votantes tiene una percepción muy negativa) y la gestión del Gobierno (74 %).

Podemos, la opción de los más castigados por la crisis

El voto de Podemos presenta una doble constante. Por un lado, se nutre de la ciudadanía más castigada por la crisis: el 64 % tiene dificultades para llegar a fin de mes y el 42 % considera que su situación económica es cada vez peor. Y, por otro lado, es el partido del sector más crítico de la sociedad: para la práctica totalidad (96 %) la situación económica de España es mala y una amplia mayoría (85 %) cree que el crecimiento de la economía española nada tiene que ver con las políticas gubernamentales, dado que la mejora económica también se está produciendo en otros países que aplicaron medidas muy distintas a las nuestras.

Cuadro de los perfilesv5