Metroscopia - Perfiles de edad en elecciones municipales Madrid 2015

El análisis de la situación actual en la ciudad de Madrid puede ser un ejemplo ilustrativo de una de las claves para entender el momento que vivimos: la ruptura generacional en el mapa político. Según el último sondeo de Metroscopia en la capital, la mitad de la población con más de 65 años votaría al PP si mañana se celebraran elecciones municipales, mientras que a Ciudadanos y Ahora Madrid solo les votaría el 3 % y el 8 % respectivamente. Los apoyos principales a los nuevos partidos serían los jóvenes (de 18 a 34 años) y las personas de mediana edad (de 35 a 54 años). Esto refleja que la vieja y la nueva política no solo tienen que ver con ideas y proyectos sino también con un factor sociodemográfico fundamental: la edad. La capacidad de mantener presencia electoral en cada uno de los tramos de edad será fundamental no solo de cara a las próximas elecciones sino, con alta probabilidad, de cara a la futura supervivencia de las formaciones políticas.

El Censo electoral de Madrid registra que casi un 30 % de la población tiene más de 65 años. La formación liderada por Esperanza Aguirre concentra sus apoyos fundamentalmente en este grupo, que se caracteriza tanto por su fidelidad como por su alta movilización electoral. Por el contrario, en el tramo entre 35-54 (el 37 % del electorado) Ahora Madrid sería el partido preferido con el 23 %, condición que obtendría Ciudadanos en el tramo de 18 a 34 con el 22 %.

Metroscopia - Viejo y nuevo bipartidismo

El sondeo refleja una bipartición de la ciudadanía en términos de edad, que daría como resultado un Madrid del viejo bipartidismo (PP y PSOE) y un Madrid de lo que podríamos llamar nuevo bipartidismo (Ahora Madrid y Ciudadanos). El límite por el momento parece situarse en los 55 años: hacia arriba estaría el viejo y hacia abajo el nuevo.

El éxito futuro de los nuevos partidos consistiría en lograr una mayor movilización de los electorados jóvenes y de edades medias, que suman juntos cerca el 60 % del electorado. Por su parte, las aspiraciones de los viejos partidos vendrían condicionadas no solo por mantener los apoyos entre las personas mayores sino en disputar también los votos entre los menores de 55 años.

El País