Hombres y mujeres reconocen que la situación vital de estas últimas sigue siendo en la actualidad, y en líneas generales, más dura y difícil que la de ellos y que en nuestra sociedad siguen existiendo comportamientos discriminatorios en función del sexo de las personas. Tres de cada cuatro españoles (72 %) piensan que en España hoy, las mujeres tienen una vida más dura y difícil que los hombres. Así opina un masivo 82 % de mujeres, pero también un mayoritario 62 % de los hombres admite que esa es la realidad. El transcurso de la vida no parece suavizar esta mayor dureza percibida en las condiciones vitales de las mujeres: las respuestas no varían significativamente en función de la edad.

Lo peor es que, además, la crisis económica parece haber avivado esta desigualdad: en 2011, el porcentaje de quienes pensaban así era el 67 %. Las cifras oficiales ponen de manifiesto el paulatino incremento de la incorporación de la mujer al mundo laboral en los últimos años: ha pasado del 48,8 %, en 2007, al 52,9 %, en 2011. Si bien las condiciones salariales son peores que las de sus compañeros varones, el último informe europeo sobre diferencias salariales entre hombres y mujeres, publicado en febrero de 2014, muestra que en el conjunto de los 28 países que forman parte de la UE las mujeres cobran de media un 16,4 % menos que los hombres y que en España esta diferencia llega al 17,8 %.

En nuestra sociedad aumenta la sensación de que siguen siendo relativamente frecuentes las situaciones de discriminación hacia las mujeres: siete de cada diez españoles (68 %) creen que en la actual sociedad española siguen siendo frecuentes las situaciones en que se discrimina a las mujeres para favorecer a los hombres (59 % en 2011). Lo piensan sobre todo las mujeres (72 %), pero coincide también con esta apreciación la mayoría de los hombres (63 %).

Metroscopia Cuadros - Día de la mujer

El País