El último sondeo de Metroscopia  se llevó a cabo antes de que el Rey finalizara la primera ronda de consultas con los representantes de los diferentes partidos y, por tanto, antes de que Pablo Iglesias hiciera una oferta de Gobierno de coalición al PSOE y antes, también, de que Rajoy rechazara someterse a una sesión de investidura. En este sondeo, Albert Rivera se sitúa como el líder mejor evaluado por el conjunto de la ciudadanía: su saldo evaluativo —la diferencia entre el porcentaje de quienes le aprueban y el de quienes le desaprueban— es de +18 puntos. Pero esta circunstancia no es nueva.

Cuadro lideres

En el último año —desde enero de 2015, apenas un mes después de anunciar que su partido se iba a presentar a las elecciones generales— Rivera ha sido el único de los principales candidatos a la presidencia del Gobierno que ha logrado un saldo evaluativo positivo en las 13 oleadas del Clima Social que Metroscopia realiza para EL PAÍS. Y lo ha logrado tanto entre el conjunto de la ciudadanía como entre los votantes populares y socialistas (por supuesto, también entre sus propios electores). El resto de líderes siempre ha obtenido, en ese período de tiempo, saldos evaluativos negativos. Solo el líder del PSOE, Pedro Sánchez, logró romper esa tendencia en la oleada del mes de junio de 2015, cuando consiguió un mínimo saldo positivo (+1).

En este último sondeo, tanto Rajoy como Iglesias y, sobre todo Sánchez, empeoran su saldo negativo con respecto a la oleada de enero de 2016 del Clima Social (publicada el domingo 10 de este mes). Rajoy pasa de un saldo de -29 puntos a otro de -33, Iglesias de -17 a -22 y Sánchez de -20 a -33. El único que mejora su evaluación es Rivera que pasa de un saldo de +12 puntos a otro de +18.

De los cuatro políticos evaluados, Sánchez es, con diferencia, el que obtiene un peor saldo evaluativo entre sus propios votantes: +38 frente al +76 que logra Rajoy entre los votantes populares y frente al +78 de Iglesias y Rivera entre sus respectivos electorados.