Barack Obama y Raúl Castro ya se hablan por teléfono. Lo hicieron el pasado 16 de diciembre y fue una conversación histórica: terminaron con más de medio siglo de incomunicación entre mandatarios de EE UU y Cuba. El hielo empezó a rompersecon un apretón de manos en los funerales por Nelson Mandela en diciembre de 2013 en Johannesburgo y es más que probable que la relación se consolide este fin de semana en Panamá, en la Cumbre de las Américas, durante la que mantendrán una reunión de trabajo para empujar de manera definitiva la normalización de las relaciones diplomáticas entre ambos países y empezar a desmontar el embargo económico y comercial que ha sufrido la isla durante todo este tiempo.

Quizá Obama sospecha que los cubanos le miran con buena cara (el 80% tiene una opinión positiva de él) y Raúl Castro sabe que su nivel de aceptación no es tan alto en la isla (en su caso la opinión positiva solo llega al 47%) y que el 97% de los cubanos piensa que arreglar la situación con EE UU será bueno para su país. Estos datos (y muchos más, a los que ha tenido acceso Metroscopia) salen de una encuesta -la primera de este tipo que se realiza después de la revolución-, encargada por Univision, la cadena de televisión en español más importante de EE UU, con sede en Miami y que hoy publica conjuntamente con el Washington Post.

Los cubanos quieren viajar al extranjero (el 64%), y aunque el 73% dice ser optimista sobre su futuro y el de su familia, reclaman con fuerza (54%) mejoras económicas y, en segundo lugar (29%), una reforma del sistema político. Al 55% le gustaría vivir en otro país y el elegido en primer lugar por un 52% es EE UU. También se muestran muy emprendedores, el 70% quiere abrir su propio negocio y satisfechos con el sistema educativo del régimen cubano (72%) y con el sistema de salud (68%).

Metroscopia - Mejoras que le gustaría que hiciera el gobierno cubano

No ocurre lo mismo con el económico que no satisface al 79%, ni con el político que suma un 53% de insatisfechos, de los que el 49% reclaman más libertad, el 26% más desarrollo económico y el 19% la necesidad de un cambio. El Partido Comunista, el único legal, no sale bien parado en la encuesta. El 58% tiene una opinión negativa, y solo aprueba para el 32%. En cuanto a la oposición, es bien vista por el 48% y mal calificada por el 33%. El 52% del total de la población cree que debería haber más partidos políticos y el 75% siente que no puede opinar libremente sobre sus ideas.

Ante el aluvión de datos, antes de seguir, cabe preguntarse si es posible hoy en Cuba hacer una encuesta que tenga una mínima credibilidad. Esta ha sido realizada por la empresa Bendixen & Amandi Internacional, radicada en Miami y constó de 1200 entrevistas presenciales hechas entre el 17 y el 27 del pasado mes de marzo por un equipo de profesionales especialmente entrenados para esta misión. José Juan Toharia, presidente de Metroscopia y catedrático de sociología de la Universidad Autónoma de Madrid, asegura que: “Llevar a cabo un estudio de opinión en sociedades en las que no existe plena libertad de opinión puede parecer un contrasentido, pero no lo es. Que no se permita la libre expresión de opiniones no significa que estas no existan. No consta que este sondeo haya sido directa y explícitamente aprobado por las autoridades cubanas, pero (dadas sus características metodológicas, que hacen impensable una realización clandestina) parece obvio que debe haber contado con el conocimiento y tolerancia de estas”. ¿Resta ello credibilidad o valor a los datos obtenidos?, Toharia opina que no: “Simplemente obliga a una cierta cautela interpretativa. Los entrevistados parecen haberse expresado con sustancial libertad, sin aparente presión ambiental alguna, y se han obtenido respuestas respecto del sistema político cubano positivas en unos aspectos pero también claramente críticas en otros. Matizaciones y precauciones aparte, de la información conseguida resulta posible percibir lo que, verosímilmente, parece el latido real de la sociedad cubana en este momento concreto. Un latido claro, matizado y, sobre todo, creíble”.

Recibidas las bendiciones del especialista, sigamos adelante. ¿Qué opinan los cubanos sobre los líderes cercanos, tanto locales como extranjeros?

Metroscopia - Opinión sobre Raúl Castro

Raúl Castro, ya se dijo en el arranque, está casi en el empate, recibe una opinión negativa del 48% y positiva del 47%. Fidel, su hermano, líder supremo de la revolución hoy retirado, aprueba para el 44% y suspende para el 50%. Obama y el Papa Francisco, son aprobados por el 80%, pero en el caso del presidente de EE UU el 17% le suspende, y en el del Papa la opinión negativa solo llega al 10%. Felipe VI de Borbón, nuestro rey, recibe la opinión positiva del 65%, tres puntos por encima de Nicolás Maduro, que solo llega al 62%.

El 58% de los cubanos piensa que la normalización de las relaciones con EE UU favorecerá más a su país y el 64% cree que ayudará a cambiar el sistema económico, aunque no son tan optimistas con el político: el 54% piensa que seguirá el mismo y el 62% que no se permitirá la existencia de más partidos políticos. Una visita de Obama a Cuba es deseada por el 89% y un viaje de Raúl Castro a EE UU por el 83%.

¿Qué países son más amigos de Cuba? Bolivia (95%), Ecuador (94%) y Venezuela (93%), encabezan las preferencias de los cubanos. Por detrás se sitúan Argentina (84%), Colombia (79%), México (74%) y España (72%). EE UU, en este caso, se queda en el 53% y Rusia, muchos años después de la caída de la URSS, aún conserva el 71% de la consideración positiva en la isla.

Castro y Obama escenificarán a partir del viernes en la Cumbre de las Américas el inicio del deshielo, y tendrán muy presente lo que piensan y demandan los cubanos. Quizá no sea casualidad que el escenario de la reunión sea Panamá, el paraíso de las compras de Centroamérica, sobre todo si vemos la lista de los productos más deseados por los cubanos de cara a una futura apertura comercial: supermercados, viviendas, farmacias, automóviles, teléfonos… El lado aparentemente bueno del capitalismo.

El País