A falta de una semana para la celebración de las próximas elecciones al Parlamento vasco, la estimación llevada a cabo por Metroscopia del resultado electoral más probable arroja, hoy por hoy, las siguientes principales conclusiones:

El PNV volvería a ser el partido más votado en el conjunto de la Comunidad (y, significativamente, también en cada una de las tres provincias) aunque quedaría lejos de la mayoría absoluta: con un 36.3 % de los votos en el conjunto de Euskadi (2.1 puntos más que en 2012) obtendría entre 27 y 29 escaños, entre 9 y 11 menos de los necesarios para gobernar en solitario (para la mayoría absoluta es necesario contar con al menos 38 escaños). En todo caso, el PNV no sufriría desgaste electoral alguno: en las elecciones de 2012 obtuvo 27 diputados por lo que, en esos momentos, está en disposición de al menos igualar —incluso de superar— esa cifra.

Este resultado estimado guarda, sin duda, estrecha relación con la buena imagen con que cuenta el actual lehendakari, Iñigo Urkullu, entre el conjunto de la sociedad vasca.

1

El líder peneuvista obtiene un saldo evaluativo positivo entre los potenciales votantes de todos los partidos (incluidos los del PP) y entre todos los grupos de edad. Un liderazgo transversal que sostiene a su partido a pesar de la entrada en la arena política de nuevas formaciones políticas como Elkarrekin Podemos o Ciudadanos.

2

3

No obtener la mayoría absoluta no tiene por qué suponer un problema para el PNV: la cultura multipartidista está claramente imbricada en la sociedad vasca que ha contado tradicionalmente con un sistema de partidos altamente fragmentado y donde nunca antes, en unas elecciones autonómicas, un partido ha conseguido mayoría absoluta. De hecho, la mayoría de la sociedad vasca —incluyendo a la de los potenciales votantes del PNV— es partidaria de que haya Gobiernos de coalición antes que Gobiernos mayoritarios de un solo partido.

4

La segunda plaza parece estar, en esta ocasión, más disputada que hace cuatro años. Compiten por ella EH Bildu y Elkarrekin Podemos. Los primeros obtendrían un 19.2 % de los votos (5.5 puntos que en 2012) y entre 16 y 17 escaños en el conjunto de la Comunidad frente a un 17.9 % y entre 14 y 16 escaños que lograrían los segundos. En Guipúzcoa EH Bildu supera claramente a Podemos en porcentaje de voto (25.6 % frente a 17.1 %) y en número de escaños (7 frente a 5). Pero en las otras dos provincias Podemos se sitúa en porcentaje de voto por delante de Bildu (en escaños pueden llegar a empatar). La candidata de EH Bildu, Maddalen Iriarte, obtiene entre el conjunto de sus conciudadanos un saldo evaluativo (diferencia entre los porcentajes de quienes aprueban y desaprueban su labor política) de +23 puntos frente a los +6 que logra la candidata de Podemos, Pilar Zabala. En todo caso, el resultado de EH Bildu sería inferior (en votos y escaños) al logrado hace cuatro años.

El PSE pasaría a ser la cuarta fuerza política en Euskadi, con un resultado sustancialmente peor que el de 2012 cuando quedó en tercer lugar. De hecho, los socialistas, con un 12.1 % de los votos y 8 escaños, obtendrían su peor resultado histórico desde 1980 cuando tuvieron lugar las primeras elecciones al Parlamento vasco después de la restauración de la democracia en España. Con este resultado, el PSE perdería casi siete puntos porcentuales y la mitad de los diputados logrados en las elecciones de hace cuatro años. Su candidata, Idoia Mendia (conocida por un amplio 83 % de los electores vascos) obtiene un saldo evaluativo de —4 puntos. Con todo, predominan los vascos (27 %) que prefieren a los socialistas como socio de Gobierno del PNV en el probable caso de que ningún partido logre una mayoría absoluta. La segunda coalición o acuerdo preferidos sería de corte nacionalista formado por el PNV junto a EH Bildu (12 %).

El PP sufriría, también, un claro descenso: con un 8.8% de los votos (casi tres puntos menos que hace cuatro años) obtendría 6 o 7 diputados (en 2012 logró 10). De los seis principales candidatos, el del PP (el exministro Alfonso Alonso), es el peor evaluado por los ciudadanos: obtiene un saldo de -48 puntos. El PP es el partido que, con diferencia, mayor rechazo provoca entre el electorado vasco: un 62 % dice que en ningún caso votaría a los populares (en el conjunto de España este porcentaje roza el 50%). El segundo partido con mayor porcentaje de rechazo es EH Bildu pero a una sustancial distancia: 27 %, 35 puntos menos.

Finalmente, Ciudadanos, con un 2.0% en el conjunto de la Comunidad, heredaría el escaño logrado en 2012 por UPyD en Álava. Su candidato, Nicolás de Miguel, apenas es conocido por uno de cada cuatro vascos (25 %) y obtiene un saldo evaluativo de -32 puntos.

2

La participación electoral estimada en el sondeo es similar a la de las elecciones de 2012 (65.8% en el conjunto de Euskadi). Hay que tener en cuenta, en todo caso, que la recogida de información del sondeo se ha llevado a cabo antes del debate electoral televisado llevado a cabo por los principales partidos. La mayor volatilidad electoral presente en la política española —sobre todo como consecuencia de la presencia de nuevos partidos en estos comicios autonómicos como es el caso de Elkarrekin Podemos y Ciudadanos— provoca que las campañas electorales —y lo que ocurre durante ellas— puedan tener mayor relevancia ahora que en otros ciclos políticos precedentes: la actual estimación es, así, susceptible de posibles variaciones si en los días que quedan hasta las elecciones se producen acontecimientos relevantes en la escena política nacional o regional.

5+

 

Ficha Técnica: Sondeo efectuado mediante entrevistas telefónicas a una muestra nacional de personas mayores de 18 años. Se han completado 2.100 entrevistas distribuidas de forma no proporcional a la población de cada una de las tres circunscripciones electorales (provincias) en que se divide la Comunidad (Guipúzcoa 800, Vizcaya 800 y Álava 500). Dentro de cada circunscripción las entrevistas se han distribuido proporcionalmente entre los diferentes hábitats. Se han establecido cuotas de sexo y edad para la última unidad muestral (persona entrevistada). Para los análisis referidos al conjunto del País Vasco se ha procedido al correspondiente proceso de reequilibraje para restituir a los datos de cada una de las de las provincias el peso proporcional que realmente le corresponde sobre el total de País Vasco. Partiendo de los criterios del muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (que es el habitualmente adoptado) y en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p=q=50), el margen de error de los datos referidos al total de la muestra es de ± 2.2 puntos, de ± 3.5 puntos en Guipúzcoa y Vizcaya de ± 4.5 puntos en Álava. La recogida de información y el tratamiento de la misma han sido llevados a cabo íntegramente en Metroscopia. Fecha de realización del trabajo de campo: del 13 al 15 de septiembre de 2016.