La evaluación que hacen los españoles de la actuación de los cuatro principales partidos políticos en el Parlamento es más crítica que la de meses precedentes. Si bien, no lo es con la misma intensidad en todos los casos.

Ciudadanos vuelve a ser el partido cuya actuación política en el Parlamento logra un mejor saldo evaluativo entre el conjunto de los españoles: -12 puntos (el 42% la aprueba frente al 54% que la desaprueba). No obstante, este saldo, además de ser negativo, ha ido incrementándose lenta pero constantemente desde finales del año pasado: en diciembre era de -2 puntos, en enero de -4 y ahora, de -12. Con todo, los votantes de Ciudadanos son los que aprueban en mayor medida la labor parlamentaria de su partido: el 83% frente a solo el 14% que la desaprueba (un saldo de +69 puntos que se ha mantenido estable desde diciembre de 2016).

La actividad parlamentaria del partido de Albert sigue contando con la aprobación de la mayoría de votantes del Partido Popular. El saldo entres estos es ahora de +18 (inferior, eso sí, al de meses anteriores: +48 puntos en diciembre y +36 en enero). Por el contrario, son cada vez más los votantes de Ciudadanos que desaprueban la labor parlamentaria del PP: 52% en diciembre, 55% en enero y 63% ahora. Este creciente mutuo recelo está siendo, en estos momentos, más ventajoso para Ciudadanos que para el PP. Por un lado, el partido de Rivera consigue fidelizar cada vez más a sus votantes  (el 76% de quienes votaron al partido naranja en 2016 repetirían ahora su voto, 8 puntos más que en enero); por otro lado, los trasvases de votos entre ambos partidos están resultando cada vez más rentables para la formación naranja: Ciudadanos atrae ahora a un 9% de votantes del PP frente al 6 % de hace dos meses, y al mismo tiempo logra reducir la fuga de sus votantes hacia el PP: de un 8% en enero a un 3% ahora.

La labor parlamentaria del PP, después del descenso sufrido entre diciembre y enero, se ha estabilizado este mes a pesar de obtener un saldo negativo entre el conjunto de la población: -38 puntos frente a -36 en enero. Esto vienen provocado, en gran medida, porque cuenta con la aprobación de la amplia mayoría de sus votantes: 80%.

El PSOE es el partido cuya actividad parlamentaria pasa a ser la peor evaluada por el conjunto de los ciudadanos. El 74% la desaprueba frente al 23% que la aprueba. Es la formación política, de las cuatro principales, que incrementa en mayor medida su saldo negativo con respecto a enero: de -41 puntos hace dos meses ahora pasa a -51. La ausencia de liderazgo —todavía tiene que decidir en unas primarias quién ocupará la Secretaría General del partido— y el hecho de no haber celebrado aún su Congreso —al contrario que las otras tres formaciones políticas— son cuestiones que, sin duda, le hacen jugar en desventaja con respecto al resto de formaciones políticas, desgastando su imagen pública. De hecho, el PSOE es el único de los cuatro partidos cuya actividad parlamentaria cuenta con más desaprobaciones que aprobaciones entre sus propios votantes: 56% frente a 41% (un saldo negativo de -5 puntos).

Por último, el saldo evaluativo negativo de Unidos Podemos (como en el caso del PP) permanece prácticamente invariable con respecto al registrado en enero: -43 (-42, hace dos meses). Al igual que en ocasiones anteriores, solo son los propios votantes de la coalición quienes mayoritariamente aprueban su labor parlamentaria (71%) mientras que esta concita el rechazo de la abrumadora mayoría de votantes del PP (92%), de Ciudadanos (87%) y, en menor medida, del PSOE (76%).

La diferencia hasta 100 en la suma vertical de porcentajes en cada caso corresponde a No sabe / No contesta.
Los partidos sometidos a evaluación aparecen ordenados de mayor a menor saldo aprobatorio ciudadano; en las entrevistas fueron mencionados de forma rotatoria.

 

FICHA TÉCNICA.– El sondeo se ha efectuado mediante entrevistas telefónicas a una muestra nacional de personas residentes en España, mayores de 18 años y con derecho a votar en elecciones generales. Se han completado 1.860 entrevistas a través de llamadas a teléfonos móviles seleccionados de forma aleatoria a partir de un generador automático de números telefónicos. Posteriormente se han calibrado los datos a partir de una ponderación múltiple por sexo, edad, hábitat y región (Comunidad Autónoma). La eficiencia de la ponderación es del 66,2%, de modo que la muestra efectiva equivale a 1.230 entrevistas. El error de muestreo, para un nivel de confianza del 95.5% (que es el habitualmente adoptado) y asumiendo los principios del muestreo aleatorio simple, en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p=q=50%), es de ±2.3 puntos (tras la ponderación, ±2.9 puntos). La recogida de información y el tratamiento de la misma han sido llevados a cabo íntegramente en Metroscopia. Fecha de realización del trabajo de campo: entre los días 6 y 9 de marzo de 2017.