La medida en que la actual situación pueda afectar a la sanidad pública, la joya de la corona estatal para la ciudadanía, es motivo de generalizada preocupación. Un 95% piensa que antes de hacer recortes que puedan afectar a su funcionamiento y calidad deberían controlarse mejor el fraude fiscal y los gastos superfluos. Y si bien siete de cada diez (68%) se muestran partidarios de una subida de los impuestos que gravan el alcohol y el tabaco como forma de obtener recursos destinados exclusivamente al sistema sanitario, esa misma proporción se muestra en cambio contraria a otras posibles formas de recabar recursos (como el establecimiento de algún sistema de copago, o la reducción de las prestaciones o la creación de un nuevo impuesto destinado exclusivamente a financiar la sanidad).

Por otro lado, un 72% piensa que en nuestro país la gente tiende, en general, a abusar de la sanidad pública. Al mismo tiempo, prácticamente todos los españoles (96%) consideran que, personalmente, hacen un uso razonable de la misma. La contradicción entre como se percibe lo que hacemos individualmente “nosotros” y lo que hace, colectivamente, “la sociedad” (o “los demás”) es clásica en los estudios de opinión y plantea una asimismo clásica disyuntiva: ¿qué debe creerse más, lo que las personas entrevistadas dicen que es su comportamiento o el que perciben como característico del resto de la sociedad? Teniendo en cuenta que todos somos, a la vez “nosotros” (a nuestros ojos) y “ellos” (a ojos de los demás) solo caben dos interpretaciones a este tipo de respuestas que de forma tan frontal parecen contradecirse: a) lo que los entrevistados dicen que, individualmente, hacen es cierto pero perciben erróneamente lo que hace el conjunto de la sociedad; o bien, b) cada persona entrevistada tiende a dar, para su caso personal, la respuesta tenida por socialmente esperada (pero que no se corresponde necesariamente con su verdadera forma de actuar) y es al describir la conducta colectiva cuando, de forma indirecta y proyectiva, acaba revelando su modo real de proceder. En el caso del sistema salud parece más probable que el abuso percibido en los demás refleje más verazmente la realidad que la generalizada autoindulgencia al juzgar el comportamiento propio.

Metroscopia Cuadro sanidad 1

Metroscopia Cuadro sanidad 2

El País