La coalición Unidos Podemos comienza a multiplicar. Esta es la principal conclusión que se puede extraer del sondeo realizado por Metroscopia en Navarra y que sigue la tendencia reflejada en el País Vasco. Los datos no solo indican que esta coalición sumaría más el próximo 26J que la suma aritmética de Podemos e IU el 20D, sino que en ambos territorios estaría por encima del 30%. Puede tratarse de un fenómeno localizado, pero lo cierto es que en el caso concreto de la Comunidad Foral obtendría el 35.9% de los votos y podría pasar de dos a tres escaños si consigue llevarse el último que disputaría por un puñado de votos con el PSOE. Con este resultado, Unidos Podemos lograría que la alianza electoral Unión del Pueblo Navarro con el Partido Popular pudiera perder la condición de primera fuerza política en Navarra, un estatus que mantiene desde 1989.

En 2011 —anteayer en términos históricos pero hace una eternidad según el compás del nuevo tiempo político— Izquierda Unida era un partido minoritario que, con el 5.5%, no entraba en el reparto de los 5 escaños navarros. Entonces UPN-PP obtuvo 2 y PSOE, Bildu y Geroa Bai con uno cada uno. Podemos irrumpió en 2015 con el 23% y consiguió dos escaños, mientras que IU descendía hasta el 4.1%. Hoy, la suma de ambos superaría claramente a UPN-PP, que repetiría su resultado del 20D (28.8% y 2 escaños), y dejaría mermado al PSOE en tercera posición. Los socialistas, con el 12.1% y su escaño en el aire, se quedarían con solo un poco más de la mitad de los votos de hace cuatro años (22.0% de 2011) y cuatro puntos porcentuales menos que el 20D (15.5%).

Bildu y Geroa Bai, con el 8.2% y el 3.9% respectivamente, quedan lejos de sus resultados en 2011, de manera que volverían a quedarse sin representación por Navarra en el Congreso. Ambas formaciones son las más perjudicadas por el ascenso de la coalición Unidos Podemos: casi un tercio de sus votantes el pasado 20D (30% en el caso de Bildu y 31% en el de Geroa Bai) daría ahora la confianza con su voto a la candidatura de Pablo Iglesias. Ciudadanos, con el 8.1%, podría competir por la cuarta plaza, aunque solo la mitad (51%) de quienes tienen intención de votarle aseguran que irán con toda seguridad a las urnas el 26J. Baja movilización naranja en esta región, así como en el resto de España.

De un liderazgo de derecha a un liderazgo de izquierda

Un dato llamativo es que, pese a que el votante medio de Unidos Podemos se ubica 1.4 puntos más a la izquierda en la escala ideológica 0-10 (0, extrema izquierda, y 10, extrema derecha) que el conjunto del electorado navarro (3.2 frente a 4.6), esta formación pueda ser la referencia política de la Comunidad Foral en las próximas elecciones generales. De hecho, su resultado estimado (35.9%) está más cerca del 40% que del 30% y abre una distancia de 7.1 puntos porcentuales con su más inmediato competidor (UPN-PP, con el 28.8%). Nunca antes desde la restauración de la democracia, una fuerza política que contara con un electorado con una ideología declarada tan a la izquierda consiguió situarse en primera posición. La trayectoria ha sido más bien la contraria, al menos, desde finales de los ochenta: UPN-PP, con el electorado ubicado más a la derecha de todos (6.4), ha sostenido un liderazgo político durante 27 años de forma ininterrumpida.

Alguna razón detrás del éxito de Unidos Podemos

La probable victoria de la coalición Unidos Podemos en la Comunidad Foral el próximo día 26 vendría acompañada por una clara superioridad electoral entre la población navarra más activa: trabajadora, desempleada, joven y estudiante. Duplica a la segunda fuerza (UPN-PP) entre las personas con trabajo asalariado o que se encuentran en paro (en una relación 33% a 16%) y más que duplica entre jóvenes y estudiantes (40% frente 18%). Solo se ve superada por UPN-PP entre el electorado más inactivo: personas mayores de 65 años, jubiladas, pensionistas y trabajadoras del hogar.

El electorado de Unidos Podemos en Navarra no solo es más joven (de media tiene 44 años, frente a los 57 años de los votantes UPN-PP o los 56 años de los del PSOE) sino que también goza de una presencia mayor de hombres que de mujeres entre sus filas (54% frente a 46%). Esto contrasta, por ejemplo, con el del PSOE, formación conformada por muchos menos hombres que mujeres (42% frente a 58%).

3

Todos los líderes políticos suspenden en Navarra

Pedro Sánchez es el dirigente cuya actuación política consigue el mayor suspenso por parte de la ciudadanía navarra: el 76% le desaprueba y el 22% le aprueba, lo que supone un saldo evaluativo de -54. Mariano Rajoy es el segundo líder peor evaluado (-44), mientras que Pablo Iglesias logra un mejor balance en Navarra —aunque negativo— que en el conjunto de España (-36 frente a -45). En último término, Albert Rivera se queda muy lejos de sus niveles de aprobación entre electorado nacional: el 36% le aprueba en Navarra frente al 49% en toda España.

2

FICHA TÉCNICASondeo realizado los días 6 y 7 de junio de 2016 en Navarra sobre una muestra de 600 personas con derecho a voto en elecciones generales. El margen teórico de error es de ±4.1 puntos. Datos nacionales extraídos del sondeo preelectoral de Metroscopia realizado los días 7 y 8 de junio sobre una muestra de 1.200 entrevistas en toda España.