El resultado electoral más probable en la provincia de Valencia —los apoyos que recibiría cada formación política— no diferiría sustancialmente, hoy por hoy, del emanado de las urnas hace apenas cinco meses. No obstante, el hecho de que, por un lado, esta circunscripción reparta ahora un escaño más que el pasado 20D (16 en lugar de 15) y de que, por otro lado, Esquerra Unida se haya incorporado a Compromís y Podemos en una nueva coalición (A la Valenciana) hace que el escenario electoral difiera con respecto al de hace cinco meses.

La coalición Compromís-Podemos-EU obtendría un 33.5% de los votos válidos (1.7 puntos más que el porcentaje logrado conjuntamente por estos tres partidos el pasado mes de diciembre) y pasaría a ser la primera fuerza política en la provincia. En realidad, ya lo fue, también, en los comicios de hace cinco meses pero, en aquella ocasión, la candidatura de Unidad Popular concurrió por separado facilitando la primera plaza de facto a los populares. En todo caso, de haber ido juntos, el reparto de escaños hubiera sido el mismo con independencia de cuál de las dos formaciones políticas hubiera quedado por delante: cinco diputados el PP y cinco la coalición de izquierda (además de tres para el PSOE y dos para Ciudadanos). Ahora, sin embargo, ostentar la primera posición cobra especial importancia por ese nuevo escaño en disputa que hace entrar en juego a la prima de escaños que, en esta ocasión, beneficia a la fuerza más votada: A la Valenciana pasaría de 5 a 6 diputados.

El PP, por su parte, quedaría relegado a la condición de segunda fuerza en esta provincia y con un porcentaje tres puntos inferior al del 20D (de un 30.2% pasaría ahora a un 27.1%) que le haría perder un escaño (se quedaría con cuatro) en favor de Ciudadanos. Junto con la coalición A la Valenciana, el partido de Albert Rivera es el único que mejora su resultado de hace cinco meses: de un 15.1% pasaría ahora a un 16.4 % y de dos a tres diputados. El PSOE es el que muestra mayor estabilidad: apenas pierde cuatro décimas con respecto a los anteriores comicios (de 18.8% a 18.4%) y mantiene sus tres diputados actuales.

El triunfo electoral de la nueva coalición de izquierda se sustenta en varios pilares:

Una elevada fidelidad de voto. Ocho de cada diez electores (78%) que el pasado 20D apoyaron a alguna de las candidaturas que conforman A la Valenciana repetiría ahora su voto. Una fidelidad seis puntos superior a la que presenta Ciudadanos (72%), nueve puntos superior a la del PP (69%) y 13 a la del PSOE (65%).

Un elevado grado de movilización electoral. Un 81% de los potenciales votantes de A la Valenciana —aquellos que manifiestan su intención de votar por esta coalición— dice que con total seguridad acudirá a votar el próximo 26J. Un porcentaje solo igualado por los populares (82%), cuatro puntos superior al de los potenciales votantes del PSOE (77%) y al de Ciudadanos (66%).

val
Solo se le resisten los mayores de 65 años. En el resto de grupos de edad, A la Valenciana es la primera fuerza en intención de voto: un 42% entre los menores de 35 años, un 26% entre los de 35 y 54 años y un 32% entre los de 55 y 64 años. Entre los mayores de 65 años este porcentaje se reduce hasta solo un 13%. La brecha generacional entre nuevos y viejos partidos que ya ha sido detectada en el conjunto de España es especialmente amplia en la provincia de Valencia: entre los menores de 35 años un 58% votaría a alguno de los nuevos partidos frente a solo un 17% que lo haría por PP o PSOE. Entre los mayores de 65 años estos porcentajes se invierten: 19% frente a 57%. A la Valenciana es la primera fuerza política, también, entre quienes tienen trabajo (31%), entre los parados (32%) y entre los estudiantes (47%) —los jubilados y pensionistas se decantan, sobre todo por el PP (32%)—.

val1

Hay que tener en cuenta la gran diferencia existente en los perfiles sociodemográficos de los potenciales votantes de cada partido.



Los del PP y el PSOE tienen una media de edad más elevada (59 y 56 años, en cada uno de los dos casos) que los de A la Valenciana y Ciudadanos (46 años en ambos casos). Mientras que entre los potenciales votantes de populares y socialistas predominan de forma clara los jubilados o pensionistas (42% y 31%, respectivamente y sin apenas estudiantes), entre los de la coalición de izquierda y Ciudadanos son mayoría quienes cuentan con trabajo (44% y 53%).
Por otro lado, los valencianos —como también el conjunto de los españoles— se muestran mayoritariamente críticos con los cuatro principales candidatos a la presidencia del Gobierno. Todos obtienen un saldo evaluativo negativo (son más quienes desaprueban su labor política que quienes la aprueban): -50 puntos, Mariano Rajoy; -47, Pablo Iglesias; -38, Pedro Sánchez; y -4, Albert Rivera. Todos mejoran algo su saldo con respecto al que reciben entre el conjunto de los españoles, a excepción del líder de Podemos (que es, además, quien obtiene un saldo positivo más reducido entre sus potenciales votantes: +37 puntos). Sánchez y Rivera son los que mejor evaluación logran entre sus potenciales votantes (+85 y +86 puntos, respectivamente) pero solo el líder de Ciudadanos consigue un saldo positivo en otros electorados ajenos al suyo (+17 entre los potenciales votantes del PP y +16 entre los del PSOE).

Ficha Técnica: El estudio se basa en una secuencia de sondeos llevados a cabo por Metroscopia entre los días 13 y 26 de mayo de 2016 en las once circunscripciones electorales que a continuación se indica y, en cada una de ellas, sobre una muestra estadísticamente representativa (cuyo tamaño se recoge entre paréntesis): Madrid (800), Barcelona (800), Valencia (600), Sevilla (600), Málaga (600), Granada (600), Almería (400), Badajoz (400), Ciudad Real (400), Albacete (400), y Guadalajara (400). El margen teórico de error es de ±3.5 puntos para Madrid y Barcelona, ±4.1 puntos para Sevilla, Valencia, Málaga y Granada, y de ±5.0 puntos para Almería, Badajoz, Ciudad Real, Albacete y Guadalajara.