La labor desarrollada por Mariano Rajoy como presidente del Gobierno cuenta con la aprobación del 30% de los españoles según los datos del Clima Social de marzo de Metroscopia. Eso le sitúa en el puesto 16 de una lista de presidentes de 23 países que mensualmente elabora la Asociación de Comunicación Política (ACOP) con información recogida por institutos de opinión pública de cada país.

La primera posición de este ranking la ocupa, de manera ampliamente destacada, el presidente de Rusia, Vladimir Putin: el 84% de sus compatriotas aprueba su gestión política. Además de él, solo otros cuatro líderes logran la aprobación de una mayoría de sus conciudadanos: la canciller alemana, Angela Merkel (55% de aprobación); el presidente de Argentina, Mauricio Macri (55%); el presidente de la República Dominicana, Danilo Medina (52%); y el presidente de Canadá, Justin Trudeau (52%). El resto obtienen porcentajes de aprobación inferiores al 50%. Los peor evaluados —aquellos que logran la aprobación de menos del 25% del conjunto electoral— son el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos (21%); el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (20%); el presidente de Francia, François Hollande (19%); el presidente de México, Enrique Peña Nieto (12%); y, en última posición, el presidente de Brasil, Michel Temer (10%).

El recientemente elegido presidente de EE.UU, Donald Trump, se sitúa en mitad de la tabla (puesto 11) con tan solo el 39% de aprobación, su porcentaje más bajo desde que asumió el cargo el pasado 20 de enero. Este no es, con todo, el peor porcentaje de aprobación obtenido por un presidente estadounidense. A lo largo de la reciente historia de EE.UU. ha habido algunos mandatarios que han logrado peores datos. George W. Bush llegó a tener solo el 25% de aprobación en los meses octubre y noviembre de 2009; su padre, George H.W. Bush, obtuvo el 29% en agosto de 1992; Jimmy Carter el 29% en octubre de 1979; Richard Nixon el 24% en agosto de 1974 y Harry S. Truman el 22% en febrero de 1952. No obstante, estos otros presidentes estadounidenses obtuvieron sus peores porcentajes de aprobación en los periodos finales de sus mandatos: durante sus primeros meses en el cargo, todos, desde Truman hasta Obama, consiguieron superar el 50% de aprobación popular, algo que todavía no ha logrado Trump en los dos meses que lleva al frente de la Administración americana.

En el caso de Rajoy, su porcentaje de aprobación actual no es el más bajo obtenido desde que llegó a la presidencia del Gobierno tras las elecciones del 20 de noviembre de 2011. De hecho, el 30% que aprueba ahora su labor es un porcentaje cuatro puntos superior a la media de aprobación del dirigente popular desde que ocupa el cargo de Presidente. Su máximo porcentaje de aprobación durante este período lo consiguió pocos meses después de su primer triunfo electoral: el 40% en febrero de 2012. Su mínimo histórico lo alcanzó en varias ocasiones a lo largo del 2014: 18%. A diferencia de algunos presidentes de otros países, Rajoy no ha logrado en ningún momento la aprobación de una mayoría de españoles.