03/06/2014

Metroscopia - ¡Que cambien!

Los resultados de las elecciones europeas del pasado domingo 25 de mayo son un reflejo claro del anhelo de cambios políticos que los ciudadanos vienen reclamando en los últimos años con intensidad creciente. Por un lado, cambios en el entramado político institucional para que sea más transparente, más cercano, más flexible y más abierto a la participación. Cada vez son más los españoles que —en las encuestas— reclaman a los partidos que modifiquen en profundidad su forma de funcionar para prestar más atención a lo que piensa la gente: estableciendo un sistema de listas abiertas (de modo que los votantes puedan reordenar los candidatos o tachar alguno de los que les son propuestos por los partidos), impidiendo la perpetuación de dirigentes a la cabeza de las maquinarias partidistas, reformando la ley electoral de modo que la distribución de escaños sea lo más proporcional posible al total de votos conseguidos por cada formación y seleccionando a los candidatos mediante elecciones primarias abiertas.

Por otro lado, los ciudadanos demandan cambios en las políticas y acciones del Gobierno para que estas sean adoptadas mediante la negociación y el acuerdo entre los partidos. Cuantos más partidos mejor, porque, en las circunstancias actuales, circunscribir ese posible pacto a PP y PSOE sería —según la opinión predominante entre la ciudadanía (49%) — algo negativo para nuestro país. Hay que tener en cuenta que la amplia mayoría de los españoles (67 %) cree que si los resultados de las elecciones europeas del pasado domingo —en las que la suma de votos lograda por populares y socialistas se situó por debajo del 50 % y hasta 10 formaciones políticas consiguieron algún diputado— se repitieran en unas elecciones generales, sería algo positivo para España, precisamente porque obligaría a los diferentes partidos que obtuvieran representación a pactar y negociar. En consonancia con esta opinión —y por los mismos motivos—, la misma proporción de ciudadanos (66 %) preferiría que el partido que gane las próximas elecciones generales lo haga sin mayoría absoluta. Los temerosos de que un resultado como el del pasado 25 de mayo llevara a la ingobernabilidad del país si se repitiese en unas legislativas suponen solo un 25 %.

Ese mayoritario deseo de que se produzcan cambios es lo que los españoles parecen haber querido transmitir ahora tras más de dos años sin poder expresar su opinión a través de las urnas —las del domingo fueron las primeras elecciones de ámbito nacional desde las generales de 2011—

En twitter @JPFerrandiz

Partidos políticos 1

Partidos políticos 2