El procés soberanista no va bien

  • Tanto la clara mayoría de la población catalana (66%) como la del resto de España (79%) coinciden en considerar que, en el momento actual, el proceso soberanista no se encuentra en un buen momento.
  • Lo que resulta llamativo (y a la vez esclarecedor) es que los votantes, en Cataluña, de PP, de PSOE/PSC, de CSQEP/Unidos Podemos y de Ciudadanos coinciden milimétricamente en su evaluación de la actual situación política catalana con la que expresan los votantes de esas mismas formaciones en el resto de España. Es decir, el hecho de vivir inmersos, cotidianamente, en la vida política catalana o de percibirla desde fuera y a alguna distancia, en nada modifica la evaluación de conjunto que la misma merece a quienes dan sus votos a los cuatro principales partidos del actual sistema político español.

La diferencia hasta 100 en la suma vertical de porcentajes en cada pregunta corresponde a No sabe / No contesta.

Independencia: muy poco o nada probable

  • En proporción prácticamente de dos a uno (62% frente a 34%,), la ciudadanía catalana, en su conjunto, considera que la independencia de Cataluña tiene muy pocas o nulas probabilidades de llegar a ser realidad en un futuro más o menos cercano. En el resto de España, esta opinión es asimismo mayoritaria, y en amplia mayor medida: la expresa el 85%.

    La diferencia hasta 100 en la suma vertical de porcentajes en cada pregunta corresponde a No sabe / No contesta.

    Y en este punto se registra también la misma milimétrica coincidencia entre los votantes de los cuatro principales partidos, con independencia de que residan en Cataluña o al oeste del Ebro: considera imposible la independencia de Cataluña en un futuro más o menos cercano la misma proporción de votantes del PP (o del PSOE/PSE, o de Unidos Podemos o de Ciudadanos) que son catalanes y que no lo son.

¿Un referéndum negociado y plenamente legal?

  • La posible salida al callejón sin salida en que, en el momento actual, parece encontrarse la vida política catalana es, para el 71% de todos los catalanes, la celebración de un referéndum negociado y plenamente legal y no improvisado e impuesto por una de las partes. En el resto de España, esta alternativa solo es apoyada por el 38% de la ciudadanía y rechazada por el 62%.

La diferencia hasta 100 en la suma vertical de porcentajes en cada pregunta corresponde a No sabe / No contesta.

  • En este punto, el paralelismo absoluto entre lo que opinan los votantes catalanes y no catalanes de dos de los cuatro principales partidos nacionales se quiebra. En efecto, entre los votantes socialistas de Cataluña, el 61% se muestra favorable a este tipo de referéndum, al que, en cambio, se opone el 56% de los socialistas del resto de España. Entre quienes votarían a Unidos Podemos en el resto de España o a la marca con la que, por ahora, cabe asociar a esta formación en Cataluña, la diferencia es solo de grado: el 90% y el 74% se declaran favorables a un referéndum legal. Pero conviene tener en cuenta que esta predisposición favorable al referéndum que expresan los socialistas y podemistas catalanes no equivale en modo alguno a una actitud favorable a la independencia: de hecho, entre los primeros, el 81% indica que en esa hipotética consulta su voto sería negativo, y eso mismo indican el 57% frente al 34% de los segundos. Es decir, lo que estos dos grupos de votantes parecen percibir en la celebración de un referéndum es más bien una posible salida a una situación que perciben estancada.
  • Entre los votantes de PP y Ciudadanos de Cataluña y del resto de España se registra, de nuevo, la misma clara coincidencia en el rechazo a un posible referéndum.

Una negociación a la vasca

  • El 60% de la ciudadanía catalana y el 79% del resto de la ciudadanía española creen que, tal y como ahora están las cosas, lo mejor sería que el Gobierno de Cataluña abandonase el actual proceso soberanista y optara por una estrategia negociadora del estilo de la registrada, en estos meses últimos, en el País Vasco.

  • Esta alternativa es apoyada por la mitad de los votantes del PDeCAT, por algo más del tercio de los de ERC y hasta por el 25% de los de la CUP, lo que da idea del desgaste anímico que la permanente huida hacia adelante del Procés puede estar empezando a originar en buena parte de quienes lo han venido apoyando.
  • Lo llamativo, en todo caso, y una vez más, es la milimétrica coincidencia en la opción por esta vía pactista entre los votantes catalanes y no catalanes de las cuatro principales formaciones políticas.

La gestión por el Gobierno del PP de la cuestión catalana

  • Catalanes y no catalanes coinciden en censurar (de forma masiva y ampliamente mayoritaria, respectivamente: 96% y 77%) la forma en que el Gobierno español, que preside Mariano Rajoy, ha gestionado en estos años la situación en Cataluña.

La diferencia hasta 100 en la suma vertical de porcentajes en cada pregunta corresponde a No sabe / No contesta.

  • La censura es unánime en el campo soberanista, pero es asimismo masiva entre los votantes (catalanes y no catalanes) socialistas, entre los de Unidos Podemos y entre los de Ciudadanos. Entre los votantes populares, las opiniones se dividen, siendo destacable que la proporción que se muestra crítica con la gestión de la cuestión catalana por el Gobierno de Rajoy es la misma entre quienes residen en Cataluña y entre quienes lo hacen en el resto de España.

FICHA TÉCNICA: Sondeo efectuado mediante entrevistas telefónicas a una muestra de 1.000 residentes en España mayores de 18 años. La muestra está estratificada por tamaño de hábitat; se han aplicado cuotas de sexo y edad a la última unidad (persona entrevistada). Para un nivel de confianza del 95.5 % (que es el habitualmente adoptado) y asumiendo los principios del muestreo aleatorio simple, en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p=q=50%), el error de muestreo que corresponde a los datos referidos al total de la muestra ponderada es ±3.2 puntos. El estudio se realizó entre el 10 y el 12 de mayo de 2017.