En el último Clima Social de Metroscopia, Albert Rivera obtiene entre los votantes potenciales del PP un saldo evaluativo (diferencia entre los que le aprueban y desaprueban) de + 60 p.p. Se trata de un dato excepcional e infrecuente. Muy rara vez un líder de una fuerza política, que es competidora directa, logra entre el electorado adversario una evaluación tan favorable. Entre enero y septiembre, el saldo positivo de Rivera entre los votantes potenciales del PP ha crecido 43 puntos: de 17 a 60.

Pero si de conocer a cuantos potenciales votantes del PP se quedan con Albert Rivera, el dato es aún más demoledor. Al 78% del electorado le gusta Albert Rivera, solo 7 p.p. por debajo de lo que gusta Mariano Rajoy (86%).