Entre los líderes nacionales, solo Albert Rivera (+16) y Alberto Garzón (+1) arrojan un saldo evaluativo favorable en el conjunto del electorado malagueño. El resto registra un resultado negativo de su actuación política: -34 Pedro Sánchez, -48 Mariano Rajoy y el destacado -62 de Pablo Iglesias. Parece que la negativa evaluación de Iglesias se traslada a la marca Podemos. En sentido contrario la positiva evaluación de Alberto Garzón se traduce en un incremento notable del peso electoral de la marca Izquierda Unida.

El fenómeno se observa de manera más acusada entre la población joven (18-34 años): de todos los líderes nacionales solo Garzón obtiene un saldo evaluativo favorable (+8). Iglesias, que tradicionalmente obtiene sus mejor nota entre este segmento poblacional, se sitúa en el -46. Rivera se queda en el -12.

Ficha técnica.- Sondeo efectuado mediante entrevistas telefónicas a una muestra de residentes en la provincia de Málaga mayores de 18 años y con derecho a voto en elecciones generales. Se han completado 600 entrevistas, distribuidas de manera proporcional al total de la provincia, con cuotas de sexo, edad y hábitat aplicadas a la unidad última (persona entrevistada). Partiendo de los criterios del muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (que es el habitualmente adoptado) y en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p=q=50), el margen de error de los datos referidos al total de la muestra es de ± 4.1 puntos. La recogida de información y el tratamiento de la misma han sido llevados a cabo íntegramente en Metroscopia. Fecha de realización del trabajo de campo: 4 de abril de 2016.