La ciudadanía gaditana optaría por la continuidad, aunque con matices importantes, si se repitiesen las elecciones generales. Esta es una de las conclusiones que se desprende del sondeo realizado en esa provincia dentro de la serie de sondeos ‘Pulso electoral: la cuenta atrás’.

Hoy por hoy, con una estimación de participación similar a la del 20 de diciembre (67%) el PP lograría ser la primera fuerza con un resultado casi idéntico al obtenido hace cuatro meses (27,9% de los votos y 3 escaños). Su alta fidelidad de voto (80%) respecto a las anteriores elecciones generales y el alto grado de movilización de sus electores (75%) le permitiría sobrepasar al PSOE, que bajaría a la segunda posición con el 25,9%. Los socialistas perderían dos puntos porcentuales en relación al 20D, principalmente porque -a pesar de que su fidelidad de voto es del 72%- su electorado se encuentra más desmovilizado que el del resto de partidos (solo el 63% de quienes se inclinarían por el PSOE en unas Generales hoy están seguros de que irían a votar). No obstante, esta inversión de posiciones con el PP no alteraría el reparto de diputados, pues mantendría los tres que ahora tiene.

La noticia más destacada sería el crecimiento de Ciudadanos, que superaría a Podemos tanto en porcentaje de votos como en escaños: sería la tercera fuerza política con el 18,1% y dos diputados. Su líder, Albert Rivera, al igual que el resto de dirigentes políticos no logra un saldo evaluativo positivo entre la población gaditana, pero es el que se queda más cerca con un -2: el 48% le aprueba y el 50% le desaprueba. Su electorado está, hoy por hoy, tan movilizado como el del PP (74%) y es el que logra captar más potenciales votantes de otros partidos: sobre todo del PP (11%) y, llamativamente, tantos del PSOE (7%) como de Podemos (7%).

Por su parte, Podemos experimentaría el mayor retroceso: caería a la cuarta plaza con cuatro puntos porcentuales menos (16,6%) y quedándose con un diputado de los dos que en este momento posee. La fidelidad de voto del partido morado es la más baja de todos (70%) y registra fugas significativas, además de hacia Ciudadanos, al PSOE (9%) y a Izquierda Unida (6%). Y, por último, Pablo Iglesias es el líder que menos respaldo consigue en estos momentos: solo uno de cada cuatro (25%) aprueba su actuación política y tres de cada cuatro la suspende (74%), lo que le supone un saldo evaluativo de -49.

Izquierda Unida es la formación que, al igual que Ciudadanos, mejoraría su resultado electoral si se repitiesen los comicios: conseguiría el 8,4% y se quedaría a muy poco de obtener un escaño que, con apenas unas décimas más en número de votos, le podría arrebatar al PSOE.

Esta estimación de voto se realiza en base a la hipótesis de que serían exactamente estas candidaturas las que se presentarían si hubiera de nuevo elecciones. En un momento de transición, como el actual, en el que el plazo para formar gobierno aún no ha terminado, sería precipitado realizarlo de otra forma. No obstante, cada día que pasa aumenta las probabilidades de que se repitan y esto permitiría barajar, con todas las cautelas, otros escenarios.

Uno de ellos sería el que incluyera una coalición entre Podemos e Izquierda Unida, en el supuesto caso de que se retomaran las conversaciones y finalmente lograran un acuerdo. Los datos disponibles muestran que, por ahora, un 20% de los futuros votantes de IU y un 5% de Podemos en Cádiz tendrían una predisposición negativa a votarla. Si se asume que el resto de electores, hoy por hoy, votaría esta hipotética coalición y que la participación fuera la misma (67%), el resultado electoral que cabría estimar -en este caso y solo bajo estos supuestos- sería del 22,4%. La coalición se situaría en tercera posición con dos escaños, los mismos que C´s, mientras que el PSOE perdería uno y el PP mantendría los tres.

En última instancia, el malestar ciudadano en Cádiz con la situación política española es tan alto como lo es a nivel nacional (el 90% dice que es mala) pero el suspenso generalizado a los líderes políticos le otorga una posición singular. Ni los dirigentes andaluces ni los nacionales logran mayor aprobación que desaprobación de su actuación política entre una ciudadanía que arrastra una de las mayores tasas de paro de España.

Entre los líderes andaluces, el de IU, Antonio Maíllo, es quien obtiene un saldo evaluativo* menos negativo de -21, seguido de Susana Díaz, Presidenta de la Junta de Andalucía, con un saldo de -22 (aunque al primero lo conoce menos del 60% de la población y a la segunda el 100%). En cambio, Juan Manuel Moreno Bonilla -del PP- y Juan Marín -de C´s-, además de ser los menos conocidos en Cádiz, son quienes registran la peor evaluación: -43 y -38, respectivamente. A cierta distancia de estos pero con un saldo evaluativo negativo también (-29), está Teresa Rodríguez de Podemos.

Cádiz_lid03

Entre los líderes de ámbito nacional, Albert Rivera y Pablo Iglesias representan los dos extremos de la evaluación política que otorga la ciudadanía gaditana. Ambos líderes obtienen más desaprobación que aprobación, pero el de Ciudadanos logra un saldo de -2 y el de Podemos de -49. Alberto Garzón registra el segundo balance menos negativo (-19) y tanto Pedro Sánchez (-38) como Mariano Rajoy (-46) se acercan numéricamente más a Iglesias que a Rivera en términos evaluativos.

Cádiz_lid02

 

Ficha técnica.- Sondeo efectuado mediante entrevistas telefónicas a una muestra de residentes en la provincia de Cádiz mayores de 18 años y con derecho a voto en elecciones generales. Se han completado 600 entrevistas, distribuidas de manera proporcional al total de la provincia, con cuotas de sexo, edad y hábitat aplicadas a la unidad última (persona entrevistada). Partiendo de los criterios del muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (que es el habitualmente adoptado) y en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p=q=50), el margen de error de los datos referidos al total de la muestra es de ± 4.1 puntos. La recogida de información y el tratamiento de la misma han sido llevados a cabo íntegramente en Metroscopia. Fecha de realización del trabajo de campo: 7 de abril de 2016.