Si se repitieran ahora las elecciones generales, en la circunscripción de Murcia no se producirían cambios con respecto al resultado del pasado 20D en la distribución de los 10 diputados que están en juego (tal y como refleja el sondeo realizado dentro de la serie de sondeos ‘Pulso electoral: la cuenta atrás’). El PP mantendría sus cinco escaños actuales, PSOE y Ciudadanos volverían a lograr dos cada uno y Podemos conservaría el suyo.

La participación electoral, hoy por hoy, sería similar a la del pasado 20D: en torno al 73% de los votos. Pero no todos los electorados están ahora igual de movilizados que hace cuatro meses. El PP volvería a ser el partido más votado: con un 39% de los votos válidos perdería 1.4 puntos con respecto al resultado logrado el 20D. Los populares cuentan con la fidelidad de voto más elevada de todos los partidos (un 81% de quienes votaron al PP hace cuatro meses volvería a hacerlo ahora). Un 10% de sus votantes manifiestan ahora su intención de votar a Ciudadanos, una fuga que los populares compensarían, en parte, con su capacidad de atraer a electores de otras opciones políticas (sobre todo de Ciudadanos y de anteriores abstencionistas). Ciudadanos, por su parte, con un 20% de los votos válidos (2,3 puntos más que en 2015) pasaría a ser el segundo partido en la circunscripción por delante del PSOE. A su elevada fidelidad de voto (77%) hay que sumarle su capacidad de pescar electores en caladeros ajenos, sobre todo del PP (10%) pero también del PSOE (4%) e incluso de Podemos (4%). En todo caso, hay que tener en cuenta que los votantes de Ciudadanos son los que manifiestan, hoy por hoy, una mayor hipotensión electoral: solo un 53% de quienes tienen intención de votar a este partido afirman que con total seguridad acudirían a las urnas en caso de nuevas elecciones. El porcentaje más bajo de todos los potenciales electorados: en Podemos es el 78%, en el PSOE el 71%, en el PP el 69% y en IU el 56%. El PSOE con un 19,4% de los votos —apenas nueve décimas menos que hace cuatro meses— pasaría a ocupar la tercera posición. Mantiene una alta fidelidad de voto (77%) y su electorado manifiesta ahora estar más movilizado que el de Ciudadanos. No parece, por tanto, improbable que finalmente, en el caso de unas nuevas elecciones, los socialistas conservaran la segunda posición —sin que por ello variara el actual reparto de escaños—.

El mayor desgaste electoral lo sufriría Podemos que perdería 4,5 puntos: de un 15,2% a un 10,7%. Los potenciales votantes de Podemos son lo que muestran una mayor movilización electoral (un 78% dice que con total seguridad acudiría ahora a votar). No obstante, es el partido que cuenta con la fidelidad de voto más baja de los cinco principales partidos: 56%. Podemos tiene dos importantes, y similares, fugas de votos: una en dirección a Izquierda Unida (17%) y otra dirigida hacia el PSOE (14%).

Un trasvase de votos que permitiría duplicar su resultado a Izquierda Unida, la coalición liderada por Alberto Garzón, que de un 3,1% logrado en 2015 pasaría ahora aun 6,5%. Insuficiente, en todo caso, para conseguir representación en el Congreso de los Diputados.

Evaluación de Líderes entre el conjunto de la ciudadanía murciana, Albert Rivera es el único que registra un saldo evaluativo* positivo (+16). El dirigente de Ciudadanos logra un balance de +56 entre sus votantes y también entre los electorados contiguos: +28 entre los votantes del PP y +19 entre los del PSOE. No obstante, esta destacada transversalidad política no libra al líder naranja de una evaluación negativa entre la gente joven (de 18 a 34 años). En este segmento de población todos suspenden: del -3 de Rivera al notorio -69 de Iglesias. Este parece ser un indicio, por ahora, de cambio de clima: más desmotivación y descontento, síntomas entre la población más joven.

Pablo Iglesias, con un balance de -75, es el líder peor evaluado con diferencia en comparación al resto. Es llamativo también que el propio electorado murciano de Podemos evalúa mejor a Alberto Garzón (+61) que a Iglesias (+12). El dirigente de IU, Garzón, obtiene más desaprobación que aprobación pero su balance (-20) le permite ocupar la segunda posición entre los principales líderes. A una relativa corta distancia se encuentra el Presidente de la Comunidad, Pedro Antonio Sánchez, con un saldo de -30 y el actual Presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, con un -33 (uno de los saldos menos negativos registrados en relación, no solo a otras comunidades, sino también a nivel nacional). En última instancia, Pedro Sánchez obtiene el segundo peor balance por su actuación política entre el conjunto de líderes: -44.

murcia03

 

Ficha técnica.- Sondeo efectuado mediante entrevistas telefónicas a una muestra de residentes en la Región de Murcia mayores de 18 años y con derecho a voto en elecciones generales. Se han completado 600 entrevistas, distribuidas de manera proporcional al total de la provincia, con cuotas de sexo, edad y hábitat aplicadas a la unidad última (persona entrevistada). Partiendo de los criterios del muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (que es el habitualmente adoptado) y en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p=q=50), el margen de error de los datos referidos al total de la muestra es de ± 4.1 puntos. La recogida de información y el tratamiento de la misma han sido llevados a cabo íntegramente en Metroscopia. Fecha de realización del trabajo de campo: 11 de abril de 2016.