Si se repitieran ahora las elecciones generales, el reparto de los seis diputados sería el mismo en la provincia de Toledo: PP y PSOE lograrían dos escaños cada uno, y Podemos y Ciudadanos uno cada uno. No se producirían cambios con respecto al resultado del pasado 20D.

Las pequeñas variaciones en los realineamientos electorales de los toledanos (que arroja este sondeo) mantienen las mismas pautas que las observadas en la serie de sondeos ‘Pulso electoral: la cuenta atrás’ que se está realizando para el conjunto de España:

  • Habría una menor movilización electoral que en las pasadas elecciones. La participación se situaría, hoy por hoy, entre el 73% y el 74 %. Es decir, entre dos y tres puntos por debajo de la que hubo el 20 de diciembre de 2015  que fue del 76,5 %.
  • El PP volvería a ser el partido más votado. Con un 37,4% de los votos válidos perdería 1,4 puntos con respecto al resultado del 20D. Por un lado, los populares cuentan con una elevada fidelidad de voto (el 77 % de quienes votaron al PP hace cuatro meses volvería a hacerlo ahora) además de ser el electorado que muestra mayor intención de acudir a votar. Pero, por otro lado, el 12% de sus votantes manifiesta que votaría ahora a otra opción política, sobre todo a Ciudadanos: 8%. La capacidad de atracción del PP sobre otros electorados ajenos al suyo no compensaría esta fuga de votantes.
  • El PSOE sufriría el mayor desgaste electoral en comparación con el resto de partidos. Sería el segundo más votado en la provincia pero perdería 2,1 puntos con respecto a 2015: del 27,8% de los votos válidos pasaría ahora a el 25,7%. Los socialistas cuentan con una elevada fidelidad de voto (80% ) pero su electorado es de los menos movilizados: solo dos de cada tres (66%) declaran que acudirían a votar con toda seguridad en el caso de nuevas elecciones.
  • Ciudadanos consolidaría su tercera posición. Si hace cuatro meses superó a Podemos por apenas dos décimas, ahora conseguiría distanciarse en casi tres puntos al lograr un 15,7% de los votos (1,9 puntos más). Los votantes de Ciudadanos son, en este momento, los menos movilizados en Toledo: solo un 55% está seguro de que iría a votar. En cambio, registra una alta fidelidad de voto (80%) —la misma que la del PSOE)—, y parece ser el partido que mayor número de electores de otras formaciones políticas podría atraer.
  • Podemos sería la cuarta fuerza política tras una ligera disminución del número de votos. Obtendría el 12,8%, ocho décimas menos que en diciembre. No obstante, esto no le impediría conservar el escaño que ahora posee.
  • Izquierda Unida mejoraría el resultado electoral respecto a las anteriores elecciones. La formación encabezada por Alberto Garzón pasaría del 3,5% de diciembre al 5,3% que conseguiría ahora, casi dos puntos más.

 

Todos los líderes políticos suspenden excepto Albert Rivera. Toledo no es una excepción. Casi concluido el tiempo de negociación para formar gobierno, la tendencia de la evaluación de los líderes políticos es descendente:

  • Solo Albert Rivera consigue un saldo evaluativo * favorable entre quienes aprueban y desaprueban su actuación política, pero de un exiguo +1.
  • Muy cerca de Rivera se sitúa el Presidente de la Junta de Comunidades, Emiliano García Page (PSOE), quien registra un saldo de -1 (47% de aprobación y 46% de desaprobación).
  • El principal líder de la oposición en Castilla-La Mancha, Francisco Cañizares (PP), obtiene de los toledanos un balance de -36.
  • El resto de los principales dirigentes nacionales obtienen saldos negativos: Alberto Garzón (-19) y Pedro Sánchez (-27); o muy negativos: Mariano Rajoy (-44) y Pablo Iglesias (-61).

Toledo_lid02

 

Rivera es el mejor evaluado, entre otras cosas, al ser el único que registra un perfil transversal: al +45 que obtiene entre sus propios votantes se une el +16 entre los votantes del PSOE y el +4 entre los del PP. Es destacable el que Alberto Garzón reciba una evaluación muy positiva entre los votantes de Podemos (+63) y que a Pablo Iglesias le ocurra justo lo contrario: -42 entre los votantes de Izquierda Unida/Unidad Popular.

Un elemento de clima político a observar es el cambio que entre la gente joven se está dando a la evaluación de los liderazgos. El segmento de población entre los 18 y los 34 años suspende sin excepción a todas las personalidades políticas sometidas a evaluación: Rivera (-15), Garzón (-16), Sánchez (-29), Iglesias (-52) y Rajoy (-64).

* Diferencia entre el porcentaje que aprueba y desaprueba la actuación política del líder.

 

Ficha técnica.- Sondeo efectuado mediante entrevistas telefónicas a una muestra de residentes en la provincia de Toledo mayores de 18 años y con derecho a voto en elecciones generales. Se han completado 600 entrevistas, distribuidas de manera proporcional al total de la provincia, con cuotas de sexo, edad y hábitat aplicadas a la unidad última (persona entrevistada). Partiendo de los criterios del muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (que es el habitualmente adoptado) y en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p=q=50), el margen de error de los datos referidos al total de la muestra es de ± 4.1 puntos. La recogida de información y el tratamiento de la misma han sido llevados a cabo íntegramente en Metroscopia. Fecha de realización del trabajo de campo: 4 de abril de 2016.