Metroscopia - Escala ideológica marzo 2015

Ideológicamente, la amplia mayoría de los españoles—60 % según el dato de la última oleada del Barómetro de Clima Social de Metroscopia— se sitúa en posiciones moderadas que van desde el centro izquierda hasta el centro derecha (puntos 4, 5 y 6 dentro de la escala 0-10 en la que el 0 equivale a una posición de extrema izquierda y el 10 a una de extrema derecha). Un porcentaje mayoritario que apenas ha variado a lo largo de los últimos decenios. La aparición en el panorama político nacional de dos nuevos partidos —Podemos y Ciudadanos— ni ha obedecido a, ni por tanto ha supuesto, un cambio ideológico de la sociedad española, la cual sigue sin presentar rasgos de encontrarse tensionada.

El fuerte crecimiento en los últimos meses de Ciudadanos tiene que ver, en gran medida, con su capacidad para atraer a una sustancial parte de electores situados, precisamente, en esos puntos intermedios de la escala. De hecho, el perfil de los potenciales votantes de esta formación muestra que un 85 % se autoposiciona en el 4, en el 5 o en el 6. El más perjudicado por este repunte electoral de Ciudadanos—según los sondeos— es el PP, que ve como una parte importante de sus votantes más ideológicamente moderados se está pasando a la formación liderada por Albert Rivera. Ahora, el perfil actual del potencial electorado popular con respecto al que presentaba en 2011 —donde imperaban quienes se ubicaban en el centro puro— se ha escorado claramente hacia la derecha.
El perfil del potencial votante de Podemos, por su parte, es claramente de centro izquierda: un 48 % se posiciona en los puntos 4 y 5 de la escala. Su presencia ha limitado la capacidad de crecimiento del PSOE con el que compite por el mismo espacio ideológico.

La competición electoral que se prevé en las próximas elecciones generales no difiere, así, de otras anteriores: sigue siendo moderada y centrípeta. La pelea es y está en el centro. Lo que sí ha variado —y en pocos meses— con respecto a otros períodos anteriores, es la mayor cantidad y fuerza electoral de los partidos políticos que ahora participan en ella. Hasta ahora, conquistar el voto de los electores ideológicamente más moderados otorgaba al que lo consiguiera, prácticamente, la victoria electoral. En estos momentos, sin dejar de ser necesario, es cada vez menos suficiente.

Todo partido que pretenda ahora ganar las elecciones tiene que tener en cuenta dos factores. Uno más pragmático: cuanto más se aleje del centro menos electores habrá. No llega al 5 % el porcentaje de estos que se posicionan en los puntos más extremos de la escala ideológica. Otro más ideológico: los españoles quieren cambios, pero desean que estos se realicen dentro de sus mismos parámetros ideológicos moderados. El apretado resultado electoral que estima el sondeo de Metroscopia —la distancia entre el primer y el cuarto partido sería de tan solo 4.1 puntos— obliga a las cuatro formaciones políticas que hoy aparecen en cabeza a tener que seguir contando con el electorado de centro. En España no hay sitio para los extremistas.

El País