En la Comunidad Valenciana, el sentimiento nacionalista o regionalista convive plácidamente con el sentimiento de pertenencia a España: tres de cada cuatro (76%) ciudadanos de esta Comunidad —tres de cada cuatro (76%)— se sienten orgullosos de ser valencianos y, al mismo tiempo, una proporción incluso algo más elevada —casi nueve de cada diez: el 85%— se sienten orgullosos de ser españoles. En este sentido, no hay grandes diferencias entre quienes votan al PP y votan al PSPV más allá de que, entre los primeros, ambos sentimientos están algo más extendidos que entre los segundos. Si algo destaca, por tanto, en el caso de los valencianos es la coexistencia de las dos señas de identidad. De hecho, el “nacionalismos excluyente” (es decir, sentir una única identidad nacional) es absolutamente minoritario: únicamente un 2% se considera “solo valenciano” y apenas un 12% “solo español”.

El resto se ubica dentro del “nacionalismo incluyente” combinando con intensidad variable ambos sentimientos nacionales: un 58% se define “tan valenciano como español”, un 18% más español que valenciano y un 8% más valenciano que español. En este sentido, los ciudadanos de la Comunidad Valenciana presentan un perfil similar al del conjunto de los españoles: entre estos, la amplia mayoría (79%) se sitúa en el “nacionalismo incluyente” y solo un 19% en el excluyente. En esto los valencianos se diferencian claramente de sus vecinos catalanes. Entre los valencianos, un 10% se incluye en las identidades en las que prima el sentimiento regionalista —“solo valenciano” y “más valenciano que español” mientras que en el caso de Cataluña se ubica en esas categorías más de la mitad de la población (un 53%). En aquellas identidades en las que se prioriza, por el contrario, el sentimiento español —“más español que…” y “solo español”— se ubica un 30% de valencianos frente a un 8% de catalanes. La similitud entre los valencianos y el conjunto de los españoles y las diferencias entre unos y otros y los catalanes se hace visible, también, en las preferencias declaradas en cuanto a la forma de organizar el Estado. Tanto entre valencianos como entre el conjunto de españoles las opiniones mayoritarias se agrupan en dos bloques: quienes prefieren un retorno a un Estado centralista sin autonomías (35% entre los valencianos y 31% entre los españoles) y quienes defienden el modelo autonómico, como está o con más competencias para las Comunidades (36% entre los valencianos y 35% entre el conjunto de España). Por lo que hace a la opción federal y a la de la posible independencia, la primera atrae a un 17% de los valencianos y a un 16% de todos los españoles y la segunda a solo un 7% de los primeros y un 11% de los segundos (conviene recordar que las respuestas referidas al conjunto de España incluyen las de vascos y catalanes). En cambio, justamente estas dos últimas posibles formas de organización del Estado son las que más mencionan los catalanes (31% en cada caso) frente a la opción de un Estado autonómico como el actual o ampliado con más competencias (20%) o un Estado con un gobierno central (14%).

Cuadro 1
Cuadro 2

El País